WWW.INSTRUCTOR-ITB.ES.TL
TODO LO QUE BUSCAS Y/O PREGUNTAS---EN FACEBOOK.- Instructor Itb

LA PUNTA O BALA DE UN CARTUCHO

La bala o punta

Breve historia de su desarrollo:

Autor: aldo Guillermo mariangel Fecha de publicación: 12/12/2012

 

Debe tenerse en cuenta que la historia de la evolución y desarrollo de la bala no puede separarse del que aconteció a las armas de fuego en general y a la del cartucho (unidad de carga de las mismas) en especial. Por lo tanto, el estudio por separado de la bala es al solo efecto de poder realizar una descripción más detallada de la misma, con un fin eminentemente didáctico, pero que no tendrá un alcance exhaustivo y profundo. Es por ello que al lector muy interesado en este tema le recomiendo recurrir a literatura específica y más completa sobre el mismo.

Creo, desde mi humilde punto de vista, que no debe confundirse el exclusivo estudio de la bala con la del proyectil, ya que si bien ambos comparten el mismo "cuerpo" o masa, entre otros aspectos, la bala aquí es estudiada como un cuerpo en reposo, separada del resto del cartucho tal como hoy lo conocemos, mientras que el proyectil es la bala en movimiento y está sometido durante ese movimiento, ya sea dentro del cañón o durante su "vuelo" o trayectoria en el aire, a una serie de eventos pertenecientes principalmente al campo de la física y al de la química. Dichos acontecimientos son estudiados en las divisiones de la Balística General llamadas balística interior, intermedia y exterior.

El término bala derivaría de la palabra francés "balle", que obviamente quiere decir bala, y también bola.

Actualmente la bala, también llamada punta, es la parte constituyente del cartucho metálico de un arma de fuego y puede estar construida con distintos materiales, formas y pesos, y que una vez que abandona la boca de fuego del arma se transforma, como vimos, en una entidad propia denominado proyectil.

La bala, en el cartucho completo posee una energía de reposo llamada energía potencial. Así se diferencia del proyectil, que posee un tipo de energía llamada energía cinética, que es la energía que poseen los cuerpos en movimiento (Ej.: una flecha, un automóvil, etc.).

En inglés a la bala se la denomina "bullet".

Creo menester mencionar que a las balas militares totalmente encamisadas los anglosajones también las denominan "Ball", que significa bala.

Según el diccionario de la Real Academia Española el término proyectil proviene del latín "proiectum", supino de proiicere que significa lanzar. A mi entender también se lo puede equiparar con el vocablo proyectar.

O sea que se designa como proyectil a cualquier objeto arrojado al aire (en nuestro caso la bala o punta) y mientras se mantenga en movimiento, o sea mientras posea la mentada energía cinética, también conocida como fuerza viva.

Debe tenerse en cuenta que al peso de la punta se lo puede expresar en miligramos (mg) o en "grains" al cual la mayoría de los autores lo abrevian GN. Esta última es la forma en que viene mencionado el peso de la bala en los catálogos de municiones y de recarga de origen anglosajón, pero su uso es también habitual entre nosotros.

La velocidad de una bala se mide en metros por segundos (m/s) o en pies por segundos (pps), que en inglés se lo denomina "feet per second" y se abrevia "fps".

Al diámetro de la bala se lo expresa mediante el término calibre, el cual se puede mencionar de diversas formas, siendo a veces algo complejo de explicar y constituye "per se" un tema para ser tratado en otro trabajo.

La bala, lógicamente, aparece con las primeras armas de fuego en una fecha imprecisa pero que algunos autores determinan entre 1247 y 1331, armas que por ser muy pesadas, obviamente, no eran portátiles.

En las primeras armas de fuego que podemos denominar como portátiles que parece demostrado, dato vago, que ya existían en la segunda mitad del siglo XIV, y posteriormente, junto con el desarrollo de las mismas, la bala se constituye en el elemento imprescindible y partícipe necesario en la constitución del cartucho, ya que permite lograr, cuando ocurre el disparo y se transforma en proyectil, un determinado resultado o efecto sobre el blanco elegido, que cuando es un animal o un ser humano vivo corresponde su estudio a la denominada balística terminal o de efectos, entre otros nombres. Parte de la ciencia balística que pertenece, en mi opinión, al campo de la biología y al de las Ciencias Médicas.

En las primitivas armas de fuego como las bombardas y cañones de avancarga, entre otros, se utilizaron balas de piedra, de hierro y también balas de plomo sólido, esféricas, de un gran tamaño o calibre. También se utilizaron en las armas cortas y largas de aparición posterior. Estas bolas de hierro o plomo tenían un diámetro sensiblemente inferior al diámetro del tubo-cañón con el objetivo práctico de facilitar la carga del mismo por la boca y al mismo tiempo mitigar, aunque fuese un poco, los inconvenientes que significaba el depósito de residuos que la pólvora negra dejaba en el ánima lisa del arma. Obvio es decir que eran, entre otras características, armas de tiros imprecisos y de poco alcance. Sus efectos sobre los soldados enemigos eran más bien psicológicos que realmente efectivo.



Después de mucho tiempo de utilizar las piezas de artillería fijas, comienza la aparición de las armas portátiles a finales del siglo XIII. Primero el cañón de mano, luego el arcabuz a mecha y después el mosquete, arma de menor peso y calibre que el arcabuz y con el mismo sistema de encendido: la llave de mecha. Este sistema de encendido es utilizado aproximadamente entre 1480 y 1500, fechas que en mi opinión, siempre deben ser consideradas aproximadas. Pero en todas estas armas se continúa con el uso de la bala de plomo esférica y sólida, lógicamente de menor calibre que el diámetro del interior del tubo-cañón, como vimos, por lo cual el proyectil padecía de los mismos defectos referidos anteriormente.


Figura Nº 2. Sistema de encendido a mecha


El mencionado espacio entre la bala y la pared interna del cañón permitía, durante el disparo, que los gases producidos por la deflagración de la pólvora pudiesen pasar por dicho intersticio en gran cantidad, colocándose por delante de la bala y creando el llamado "viento balístico", que incidía negativamente frenando o retardando el avance de la bala. Pero este "viento" también producía un movimiento errático de la misma dentro del tubo-cañón, lo que le infligía un movimiento cuasi rotatorio, grosero e irregular que hacía al tiro impreciso y con un alcance máximo de no más de 100 a 150 metros y un alcance efectivo, con cierta precisión, de pocos metros de distancia.


Figura Nº 3. Balas de plomo esféricas de diferentes calibres. 

Algunos autores dicen que la orden de disparar con estas armas de ánima lisa y usando la bala redonda antes mencionada (incluso con los fusiles más avanzados llamados "a chispa") y para poder obtener alguna exactitud en el disparo, éste se debía realizar cuando se veía el blanco del ojo del soldado enemigo (esclerótica), o sea aproximadamente a unos treinta metros de distancia.

El problema de la bala esférica estaba en su forma, ya que no siempre era exactamente redonda y por lo tanto el centro de la figura no coincidía con el centro de gravedad de la misma, ya fuese por problemas de fabricación, por choques entre ellas en la cartuchera del soldado o por la deformación de la misma durante el acto de carga del arma. (Ver figura Nº 4)


Figura Nº 4. Bala esférica donde coinciden (marcado con una cruz) el centro de gravedad C y el centro de la figura c'

Al abandonar la boca de fuego del arma, la falta de coincidencia de ambos centros hacía que la bala se desequilibrara tomando un movimiento giratorio anormal, creándose en consecuencia un tiro impreciso y errático.

Utilizando lo que expresa el Dr. Gonzalo J. Fernández en el Tomo II de su excelente obra titulada "Los proyectiles y sus efectos", voy a explicar los factores que influyen en estas características de la bala esférica durante su viaje por el aire.

Dice el mencionado autor: "Si se considera que F-F?-F`` son las fuerzas que actúan como propulsoras y R - R`- R`` las creadas por la resistencia del aire, de sentido opuesto, se verá que las fuerzas excéntricas F`C` y R`C`, actuando sobre el centro C`, le inducirán un giro en el sentido de la resultante G, es decir, alrededor del centro C". (Ver figura Nº 5)


Figura Nº 5

"Por otra parte, el proyectil sufre una derivación hacia el lado en que gira su semiesfera anterior, es decir hacia D en el esquema adjunto (ver figura Nº 6). Y la explicación de dicha derivación radica en que el proyectil, al atravesar el aire, arrastra una capa que constituye su atmósfera y que le es solidaria en todos los movimientos. Al avanzar, las capas de aire son rechazadas, generándose corrientes de dirección opuesta al desplazamiento F. Si consideramos ahora que el proyectil está animado de movimiento giratorio, y observando la semiesfera que avanza, veremos que la atmósfera A es arrastrada en el mismo sentido G. En consecuencia, hacia la derecha del proyectil se unen 2 corrientes de aire que avanzan en el mismo sentido (A A?); mientras que hacia su izquierda, la capa A?? se mueve en sentido contrario al de la atmósfera A. En este punto la densidad del aire aumenta, ejerciendo sobre el proyectil una fuerza D, que tiende a derivarlo hacia el lado opuesto, es decir, hacia el giro de su cabeza; ya que éste es, lo hemos dicho, irregular y variable, también lo será la dirección aludida, tanto en sentido como en magnitud. De ahí la ausencia de precisión y la considerable dispersión de este tipo de proyectiles".

 Figura Nº 6

Con este tipo de bala, a pesar de tener un diámetro o calibre bastante menor al del interior del ánima y más aún si hubiere sido igual al mismo, la carga del arma se hacía engorrosa y difícil. Imagínense que pasaría si el diámetro de la bala hubiese sido ligeramente mayor al calibre real del mosquete, teniendo ello, como objeto, evitar ese resquicio o huelgo entre bala y cañón que provocaba un disparo impreciso y sin capacidad de agrupación. Además esta bala tenía el serio inconveniente de poseer una baja velocidad, una trayectoria muy curva juntamente con una pobre densidad seccional y coeficiente balístico. Este serio problema recién se solucionaría, mucho tiempo después, con la aparición de la retrocarga y la bala cilíndrica, como veremos más adelante.

Una solución, para esa época, fue envolver a la bala en un trozo de tela o fino cuero engrasado, conocido como parche o calepino, a fin de evitar el exagerado viento balístico y el irregular movimiento de la bala esférica dentro del tubo-cañón, al aumentar con este artilugio el diámetro de la misma.

Más tarde, con ese objetivo entre otros, es adoptado el cartucho de papel que fuera empleado, aproximadamente, entre 1790 y 1896. Con este tipo de cartucho y el parche se disminuía bastante el espacio entre el ánima y la bala, lográndose un disparo más efectivo y a mayor distancia. Además, acortaba en cierta forma el tiempo de carga del arma, lo que disminuía proporcionalmente la cantidad de disparos por minutos.

Pero hay una invención que finalmente traería una solución a este delicado problema de las armas fuego y que se fue perfeccionando, mucho tiempo después, con el paso de los años. Esa invención es el rayado del ánima. Las primeras rayas que se utilizaron en el ánima eran un par de ellas ubicadas en sentido longitudinal, paralelas al eje del cañón y a su vez opuestas entre si.

El objeto de estas rayas no era mejorar la precisión del arma ya que no imprimía un movimiento rotatorio al proyectil, sino la de poder recoger los abundantes residuos que dejaba la pólvora negra en el interior del tubo después de varios disparos. Para cargar este tipo de fusiles rayados por la boca se inventaron unas balas con dos protuberancias o salientes que se tenían que hacer encajar en las rayas del cañón. La carga del arma ahora volvióse más dificultosa y se trató de buscar alguna solución para evitar este inconveniente. Se construyeron a tal efecto balas que tuvieran una especie de cinturón o banda de forzamiento rodeando su circunferencia a fin de que tomaran las estrías con mayor facilidad y proporcionaran una mayor velocidad de carga.





  La aceptación del rayado del ánima, para algunos autores, fue adoptada solamente en Alemania y Austria a finales de la segunda mitad del siglo XV. Para Gonzalo Fernández, en la obra citada precedentemente, el sistema de rayas paralelas y opuestas apareció en Alemania hacia 1498 y se lo atribuye al armero vienés Gaspar Zoltner.

Siguiendo a otros autores, parecería que para mejorar este método de disminuir el efecto pernicioso de los mencionado residuos, se alargó la longitud de las rayas pero haciéndolas con un trazado de forma helicoidal. Con sorpresa se comprobó que con esta nueva forma de rayado se lograba cierto aumento en la precisión y alcance del disparo.

El rayado helicoidal, según G. Fernández, fue creado en Nüremberg (Alemania) por Augusto Kotter, a mediados del siglo XIV.

A pesar de los beneficios antes mencionado, se mantenía la dificultad para cargar un arma por la boca que tuviese el ánima rayada de forma helicoidal, ya que para poder la bala tomar correctamente las estrías debía tener un diámetro algo ligeramente menor al del cañón y la carga se debía realizar con una robusta baqueta de hierro de extremo ensanchado y cóncavo, haciéndola avanzar mediante golpes dados con un mazo adecuado. Es por este inconveniente que los mosquetes con este tipo de cañón limitaron su uso en el campo militar para ser utilizados sólo por algunos grupos de tiradores de élite o escuadrones especiales. En cambio, estos tipos de mosquetes fueron más utilizados para la caza debido a que permitían alcanzar una mayor distancia y precisión del tiro.

Otro recurso par acelerar la velocidad de carga de las armas largas rayadas fue la de acortar el cañón de las mismas, recibiendo éstas el nombre de carabinas.

Pero la mayor velocidad o cadencia de fuego era preferible, en esa época, a la de un disparo preciso, motivo por el cual se siguió utilizando la bala redonda y el fusil con cañón largo y liso, haciéndose las descargas unas tras otras, disparando los soldados distribuidos en grandes filas enfrentándose al enemigo cara a cara y a corta distancia.






 

a la francesa". Descripción: A) Martillo. B) Piedra o pedernal. C) Rastrillo. D) Cazoleta


.

Aproximadamente hacia el año 1500 se adopta en las armas de fuego portátiles el sistema de encendido denominado "a chispa" o "a piedra", llamado así porque el encendido de la carga de pólvora para realizar el disparo se producía mediante las chispas de hierro incandescentes que se desprendían al golpear con una piedra de gran dureza llamada pedernal o sílex, contra una superficie metálica de hierro dulce, rugosa o estriada llamada rastrillo, el cual formaba parte del arma. Estas chispas encendían una pólvora negra muy fina que se hallaba colocada en un pequeño recipiente adosado al cañón llamado cazoleta, y de aquí las llamas pasaban a través de un conducto llamado oído al interior de la recámara dando fuego a la pólvora allí depositada y se producía el disparo. La piedra de sílex estaba sujeta fuertemente al martillo por dos piezas metálicas llamadas mandíbulas, una de las cuales era móvil. (Ver figura Nº

El perfeccionamiento de este tipo de encendido pasó por varios estados evolutivos y se mantuvo en uso por casi 300 años, alcanzando finalmente una mayor perfección con la llamada "llave de chispa a la moderna" o "a la francesa", nombre que no permite asegurar el hecho de que se haya inventado en ese país. Este tipo de llave o sistema de encendido alcanzó en sus últimos decenios, por los armeros de esa época, su máxima evolución en Londres, especialmente en las denominadas pistolas de duelo.

Este tipo de encendido y el cartucho de papel con bala esférica, como ejemplo, emplearon en sus guerras los soldados de Napoleón Bonaparte en el fusil francés modelo 1777 (Ver figura Nº 9), pero teniendo las mismas limitaciones de alcance y precisión que mencionara anteriormente.

 

Este tipo de encendido se extendió hasta la aparición de la cápsula fulminante a comienzos del año 1800, con la cual surge la denominada "llave a pistón" o también llamado "encendido a percusión", coexistiendo el uso de ambos sistemas de encendido (a chispa y a percusión) por muchos años.

igual a los usados en las guerras napoleónicas. El papel del cartucho se rompía con los dientes.

Pero el problema de la carga del arma por la boca y el ánima lisa, que se mantenía en uso, proseguía, mientras se dejaba el fusil rayado para tiradores o grupos militares especiales, por las cusas antes mencionadas. Pero, como veremos, algunas invenciones trataron de solucionar los mencionados inconvenientes.

Aproximadamente entre 1826 y 1828 el oficial del ejército francés Gustave Delvigne inventa un fusil con una recámara de diámetro menor al resto del ánima. O sea que ésta se estrechaba bruscamente a ese nivel permitiendo así que la bala esférica se deformare por los golpes de la baqueta. Al deformarse, la bala aumentaba su diámetro y se adaptaba mejor al verdadero diámetro del ánima con el objeto de disminuir el viento balístico. Pero la deformación de la bala era irregular e incompleta, lo que incidía negativamente en la precisión de cada disparo.




Con el objeto de mejorar este sistema, en 1836 el Coronel Charles Ponchara interpone entre la bala y la recámara un taco de madera con el extremo anterior cóncavo donde asentaba la bala, teniendo adherido esta pieza de madera en su base un trozo de género o de cuero engrasado (sería el ya visto "parche" o "calepino") para poder sellar mejor el pasaje de los gases por delante de la bala. Pero como el taco de madera era una pieza muy frágil, posteriormente lo reemplaza por otra metálica de forma cónica que termina fundiéndose con el proyectil al momento del disparo. Según G. Fernández este mecanismo sería el precursor de la bala cilindro-cónica.



 

Con este sistema se logra mejorar algo la precisión y alcance del proyectil, y también facilita la carga del fusil por la boca de fuego.

Pero los inconvenientes no desaparecen totalmente y sigue la preocupación de numerosos interesados para tratar de resolverlos. Es así que más tarde, un oficial francés llamado Louis Etiénne Thouvenin crea un fusil con una recámara de diámetro normal pero dejando en su centro una espiga o varilla que sobresale dentro de la recámara.

Al ser introducida la bala esférica a golpe de baqueta, la misma se asienta sobre la espiga introduciéndose parte de ella en esa varilla y deformándose, lo que permitía comprimirla contra la pared interna del arma. Con este procedimiento se mejoró algo la precisión y alcance del disparo. Pero este sistema presentaba una debilidad que residía en que la mencionada varilla se doblaba o rompía con bastante facilidad, haciendo al sistema inseguro y peligroso para la vida del soldado.



Posteriormente Delvigne reemplaza la bala esférica por una bala de plomo cilíndrica con punta cónica (Ver figura Nº 13), con un surco en su cuerpo (luego las fabricaría con varios de estos surcos) lo que favorecía el forzamiento de la misma en el acto de cargar el arma por la boca y además, por su forma puntiaguda, el proyectil vencía con mayor facilidad la resistencia del aire durante su trayectoria por la atmósfera.

Si aplicamos nuestros modernos conocimientos de balística, vemos que aquí se comenzó a considerar las ventajas de mejorar el denominado coeficiente balístico

Estos inventos significarían un marcado adelanto en la mejora de la precisión y alcance de los fusiles militares de esa época, motivo por lo cual son adoptados por los ejércitos de varios países europeos. Además significaría la aparición y adopción de las balas cilindro-cónicas, de las cuales hablaremos más adelante.

A fin de tratar de evitar los problemas antes mencionados, entre 1848 y 1849 (para otros autores entre 1850 y 1851) el Capitán del Ejército Francés llamado Claude Etiènne Minié inventa una bala de cuerpo cilíndrico con un diámetro algo menor al del ánima del cañón pero que en su base tenía un hueco de forma cónica, más bien parecido por su forma a un dedal. En la base de esta cavidad Minié le colocó una especie de taco o planchuela metálica con cierto parecido a un sombrero pequeño, motivo por el cual algunos autores le dan a este elemento el nombre de "sombrerillo" o "sombrerete". (Ver figura Nº 14)

Sobre la base de la bala y lógicamente sobre este sombrerillo o taco los gases productos del quemado de la pólvora ejercían una intensa presión, de modo que lo introducían cada vez más profundamente en la cavidad mencionada haciendo que la base de la bala se ensanchara y permitiera con ello adaptarse más fácilmente a las paredes del ánima y también tomar mejor las estrías helicoidales del fusil. Este modo de fabricar los cañones rayados de manera helicoidal ya se había generalizado en esos tiempos



Figura Nº 14. A, B y C. Bala Minié. Esquemas que muestran como en el taco se va introduciendo en la cavidad y la base se ensancha. (Obtenida de: "Los proyectiles y sus efectos" de G. Fernández. Tomo II. 1999)

Se crea así la bala de base expansiva, la cual seguiría evolucionando debido a las mejoras que le introduce posteriormente el mismo Capitán Minié y también otros inventores de la época. Finalmente se dejó a la bala Minié con la cavidad de forma cóncava y sin ningún aditamento, comprobándose que la sola presión de los gases era suficiente para producir la dilatación de la base permitiéndole así una buena toma de las estrías del arma. Finalmente Minié termina creando una bala cilíndrica con sólo una cavidad esférica en su base. Los resultados obtenidos con tal artificio deben de haber sido muy favorables ya que este tipo de bala es luego adoptada por la Guardia Imperial Francesa, en 1854.

Creo menester mencionar que con anterioridad a Minié, otros investigadores como Norton en Inglaterra y Delvigne en Francia, ya habían comprobado que la base de la bala dentro de la recámara, podía expandirse por la acción de los gases que hacían presión contra la superficie de la misma.

La bala expansiva de Minié de cuerpo cilíndrico y el ánima rayada del fusil con forma helicoidal, contribuyeron a mejorar sensiblemente el alcance y precisión de los fusiles de avancarga, todavía dotados con el sistema de encendido a chispa que ya mencionara, pudiéndose disparar con precisión hasta distancias de aproximadamente 200 metros y a veces más. En las armas cortas de ese tiempo y con igual sistema de encendido también se recurrió a este sistema de tratar a la bala y al tubo-cañón, alcanzándose con ellas un buen resultado en el tiro hasta unos 40 a 50 metros de distancia, hecho nada despreciable para esa época.

Más tarde, otro armero llamado Wilkinson comprobó que no era necesaria una cavidad o excavación en la base de la bala para favorecer su expansión y la toma del rayado del ánima, sino que tal efecto también podía obtenerse con balas de base plana, siempre que en su cuerpo cilíndrico se practicaran varios surcos (de 2 a 3) perpendiculares al eje longitudinal y que abarcaran toda su circunferencia y, además, que estuviesen ubicados en el tercio posterior de la misma.

Este tipo de bala se demostró muy apta para la avancarga, pero el huelgo o espacio entre la superficie de ésta y el ánima debieron ser más reducidos, siendo ahora la tolerancia igual o menor a 0,8 mm, en lugar de la habitualmente establecida entre 2, 5 a 3, 5 mm que se utilizaba en los fusiles de ánima lisa a fin de hacer más fácil y rápida la carga del mismo.

Este tipo de balas debían estar construidas por un tipo de plomo o aleaciones blandas a fin de poder expandirse convenientemente.

La búsqueda de la bala más adecuada para evitar todos los inconvenientes antes mencionados, al igual que otros aspectos mecánicos de las armas, continuó en el tiempo. Numerosos son los ejemplos que pueden mencionarse pero que no haré ya que no hacen a la esencia de este trabajo.

Pero todavía se puede decir más acerca de algunas características de las balas esféricas. El calibre o diámetro de las mismas siempre fue grande, especialmente en los fusiles, ya que el daño que se producía con el impacto de los mismos, en el cuerpo humano o animal, dependía más de su tamaño que de su velocidad la cual era bastante baja. Es así que podemos ver, como ejemplo, que en 1873 Francia adopta para su carabina reglamentaria el calibre 13,5 mm y que algunas pistolas se fabricaban con un diámetro en la boca de hasta 17 mm.



Figura Nº 15. De izquierda a derecha: cartuchos de papel sistemas Thuvenin, Minié y Delvigne, respectivamente.

Hacia fines del siglo XIX la mayoría de los fusiles eran de calibre .40 o .50 (y aún mayores) con una velocidad en la boca de fuego (Vo) de alrededor de 400 m/s. Con la aparición de la pólvora sin humo a finales del mismo siglo la mayoría de las armas militares tendrían un calibre que oscilaba entre 6,5 a 8 mm, con una Vo de aproximadamente 600 m/s.

Las balas esféricas de plomo, al igual que las actuales, se pueden fabricar de dos formas: por fundición o por prensado. El primero (llamado "cast bullets" en inglés) consiste en verter el plomo fundido en un molde de bronce hallándose tallado en el cuerpo de la misma la forma y tamaño de la bala. Existen moldes pequeños, portátiles, formados con dos piezas unidas entre si y con un mango cada una, como si fuese una tenaza. Una vez que el plomo se enfría se separan ambas partes, se extrae la bala y se la pule si es necesario.

El sistema de prensado también llamado por extrusión, apareció en el primer tercio del siglo XIX y consiste en fundir barras de plomo de una medida adecuada y luego, con una matrices apropiadas, se las comprime dándoles la forma cilíndrica del diámetro deseado.

Pero creo necesario mencionar que balas de otro formato también se habrían inventado para solucionar los problemas que presentaban las balas esféricas. Nacen así balas triangulares, cuadrangulares, ovoideas y también las poligonales. Estas últimas son adoptadas para el fusil Whitworth y Lancaster hacia 1856, entre otros. El fusil Whitworth tenía un ánima de sección hexagonal y trazado helicoidal y la bala de calibre 11,3 mm, de punta ojival, tenía una base plana y un cuerpo con seis caras oblicuas con respecto al eje mayor de la misma ya que se debía adaptar a la forma del ánima. La carabina Lancaster tenía un ánima de sección elíptica. Ambas fueron armas consideradas muy seguras y precisas para su época, pero su construcción trabajosa y elevado precio fueron motivos por los cuales no se hicieron populares.

No hay ninguna duda que las balas "de papel" ", (llamadas así porque este material formaba las paredes que rodeaban al cuerpo del cartucho) aportaron un gran avance en el campo militar y mucho mayor fue la posterior aparición de la vaina metálica de fuego anular y ,por último, la de fuego central tal como se usa hoy. Pero para algunas personas de esa época como los cazadores o los colonos que habitualmente vivían alejados o aislados de los centros poblados, el contar con unas cuantas libras de plomo, de pólvora negra y también cierta cantidad piedras de sílex o fulminantes, juntamente con el molde adecuado para fundir sus balas, le aseguraban la carga del arma por toda una temporada de caza o bien para toda la época invernal.

El sistema de encendido a chispa logró una perfección o progreso muy considerable ya que según algunos autores, las fallas de encendido con el sistema a mecha cayeron del 7% al 0,3 % con el sistema a chispa.

Pero todavía falta la aparición de otro invento que revolucionaría a las armas de fuego, y es el sistema de encendido llamado "a percusión".

Ello es posible debido a que en Inglaterra, un religioso escocés de apellido Alexander Forsyt patenta en el año 1807 un sistema de encendido de la carga de pólvora de las armas portátiles mediante una sustancia llamada fulminato de mercurio, creando para ello un mecanismo muy particular.

Se dice que unos 15 años más tarde, y debido a que este sistema de encendido se revela muy eficiente, se crean, por otros inventores, diferentes mecanismos que utilizan este sistema para el encendido de la carga de pólvora.

A un armero inglés llamado Durs Egg se le atribuye el colocar, entre 1815 y 1820, esa sustancia explosiva, el fulminato de mercurio, en una pequeña cápsula de cobre con una forma parecida a un pequeño embudo, pegándola en el fondo de la misma. Nace así la denominada "cápsula fulminante", que aportaría una numerosa cantidad de ventajas sobre el sistema de encendido a chispa y permitiría, con el paso de los años y con las lógicas mejoras que se le irían introduciendo, el desarrollo del fulminante actual. Sobre este tema hay datos confusos, ya que algunos autores reconocen a J. Shaw, de Filadelfia, como creador de la cápsula fulminante en 1814, la que posteriormente sería mejorada en 1816 por J. Manton, en Inglaterra.

Este sistema funciona de la siguiente manera, cuando el martillo golpea a la cápsula fulminante que está colocada en la chimenea, ésta explota y las llamas producidas por la explosión pasan a través de un conducto llamado oído al interior de la recámara donde inflama a la pólvora, produciéndose el disparo casi instantáneamente.

En 1834 se usó la cápsula fulminante para la carabina estadounidense Hall, la que puede considerarse como la primera arma de percusión adoptada militarmente.




de encendido a percusión.

Entre 1840 y 1850 casi todas las naciones del mundo más desarrolladas militarmente adoptan el sistema de encendido llamado "a percusión" y también a la bala cilindro- cónico en reemplazo de la bala esférica.

Pero los diversos inconvenientes con el sistema de encendido que todavía se presentaban en estas armas serían definitivamente resueltos con la adopción del sistema "a retrocarga" y la adopción definitiva de la vaina metálica, cuya evolución explico en otro artículo.

Ya vimos que a las balas esféricas las reemplazan las de forma cilíndrica y a éstas las cilindro-ojivales. El principal motivo de este reemplazo es que en las balas esféricas, para aumentar la energía cinética y sus efectos, principalmente en el cuerpo humano, había que construirlas más pesadas, motivo por el cual se debía aumentar el calibre del arma ya que la velocidad, con la pólvora negra, no podía pasar de ciertos límites. Pero el calibre o diámetro de la bala se podían aumentar también hasta ciertos límites. El problema se solucionó aumentando la longitud del cuerpo de la bala dándole una forma cilíndrica con lo cual se aumentaba el peso del proyectil, dentro de ciertas limitaciones, y se podía mantener el mismo calibre o disminuirlo, como sucedería más adelante.

Entre los años 1850 y 1860 en Europa se utilizaban diferentes tipos de balas cilindro- cónicas con formas diversas, como ya vimos algunas descriptas. Siendo los primeros modelos, para algunos autores, las diseñadas por Delvigne o por Minié para otros.

En un comienzo las balas cilíndricas eran macizas y más tarde aparecen algunas huecas y otras con una cuña para que se dilataran durante el disparo. En la fabricación de las balas se utilizaron diferentes tipos de materiales, como ser bronce, hierro, latón, etc. Pero fue el plomo el que mejor se adaptó a las necesidades de la vida militar y también, en el medio civil, a la caza de animales, ya que es un metal de un valor relativamente bajo, con un peso específico elevado y gran maleabilidad.

Si bien el plomo puro posibilitaba una fabricación más rápida y fácil de las balas, tenía como inconveniente el de ser demasiado blando. El problema se producía en el arma cuando los proyectiles de plomo puro alcanzaban o superaban los 1000 pies por segundo, que serían aproximadamente unos 305 m/s. En este caso la bala al tomar las estrías del ánima y someterse a un intenso esfuerzo de torsión se deforma, de manera tal que podría desgarrarse o romperse perjudicando la precisión del tiro y la seguridad del arma, incluida la del tirador. Además, a esta velocidad se acrecentaba el depósito de restos de plomo en las rayas del cañón favoreciendo un emplomado más rápido, con los pertinentes inconvenientes para la carga y precisión del disparo.

Para solucionar los inconvenientes antes mencionados y poder hacer al plomo más duro y resistente se recurrió a varios mecanismos. Uno fue el de fundir el plomo junto con otros metales, procedimiento denominado aleación. Otro mecanismo fue el de recubrir la bala con una coraza o camisa de un metal más duro, apareciendo las denominadas genéricamentebalas blindadas o encamisadas.

Para aumentar la dureza del plomo se utilizaron varias combinaciones. Se recurrió al estaño, hasta una proporción del 11%, también al antimonio y al zinc.

Para fusiles cargados con balas cilíndricas y pólvora sin humo puede usarse, como ejemplo, la siguiente fórmula: plomo 90%, estaño 5% y antimonio 5%.

En las armas de puño este inconveniente del plomo puro no es tan marcado debido a que en ellas es poco habitual alcanzar velocidades muy elevadas. Además, para ellas se han fabricado balas con este metal sin alear ya que, en teoría, los proyectiles al ser más blandos se deformarían con mayor facilidad al impactar y podrían así aumentar su poder de incapacitación o de detención.

Como en los cartuchos de fusiles, y también en algunos de armas de puño modernas llamadas "Magnum", se maneja una relativamente elevada cantidad de pólvora, se suelen colocar en las bases de las balas de plomo unas especies de cápsulas o sombreritos metálicos denominados "gas check" (que se pueden traducir aproximadamente como frenador de gases, traducido del inglés) adonde deben calzar de manera ajustada y sólida. La invención de estos ingenios se le atribuye a John Barlow, y con ellos se puede utilizar totalmente la presión de los gases que resultan de la deflagración de la pólvora, evitar el emplomado del cañón y las deformaciones y/o desgarros del proyectil debido al calor y a la fuerza de los gases.

Con estos "gas check" se puede aumentar la velocidad el proyectil en 200 a 300 pies por segundo, pero se aconseja no pasar la velocidad del sonido (que es aproximadamente de 340 m/s). El metal en que están construidos generalmente es el "gilding metal" pero puede ser cobre, bronce, etc


A medida que fue mejorando la calidad de la pólvora negra y más precisamente cuando aparece en Francia en 1884 la llamada pólvora sin humo inventada por Paul Marie Eugène Vieille, se produce una gran revolución en las armas de fuego y sus municiones. Este nuevo tipo de propelente imprime mayor potencia a los proyectiles lo que hace que las balas de plomo desnudo no resistan, o lo hagan de forma errática, el forzamiento a que se ven obligadas a soportar cuando toman las estrías del ánima del cañón. Además, como al elevarse la velocidad del proyectil se incrementa grandemente la energía cinética es posible la reducción del calibre y peso de las balas y en consecuencia del proyectil. Pero también otros cambios se producen en el mundo de las armas de fuego debido al avance de la ciencia y la tecnología.

Lo mencionado supra es una de las causas que determinaron la aparición de las ya mencionadas balas revestidas, denominadas blindadas o encamisadas.

Partes de una bala moderna




1) Base

También llamada culote o talón, es la parte basal y opuesta a la cabeza de la bala y que está introducida dentro de la vaina pudiendo estar en contacto directo con la pólvora. Generalmente es de perfil cilíndrico y con forma plana o ligeramente cóncava. Pero hay casos en que el perfil de la base tiene alguna forma característica que permite diferenciarlas de otras y que puede deberse a algún motivo especial. En inglés se llama "base" o también "heel", que significa talón en inglés.

En general podemos distinguir tres tipos principales de perfiles de un culote: cilíndrica, cónica y tronco-cónica (Ver figura Nº 21). Las dos últimas son las que más favorecen en desplazamiento del proyectil en el aire debido a que disminuyen la formación de remolinos en la base del mismo, fenómeno que produce la retardación del proyectil. El grado de conicidad o chanfle de la base no es improvisado sino que debe ser el adecuado al tipo de proyectil que se desea obtener.




A veces, durante el disparo, ya sea en balas de plomo o encamisadas pero con la base descubierta, los granos de pólvora pueden dejar estampada una impronta o huella, dependiendo su forma del tipo de grano de pólvora empleado. Cuanto más corto son los cañones del arma más numerosas y profundas serán estas huellas. También en la base de la bala disparada pueden hallarse granos de pólvora adheridas a la misma

Bases abiertas de balas blindadas:
A) Núcleo de plomo expuesto que no fue disparada
B) Marcas o huellas de hundimientos producidos por granos de pólvora esférica

Existen bases con algunas formas características, tales como:

A) Base en cola de bote o "boat tail":

Es la base que tiene un chanfle o rebaje entre 9 y 13 grados, el cual le confiere una superficie de menor contacto con los gases de la atmósfera y le permite ofrecer una mejor capacidad aerodinámica, la que representaría la efectividad de la forma de un cuerpo para su desplazamiento a través del aire. Se busca con ello, principalmente, evitar las turbulencias o vórtices que se producen en la parte posterior del proyectil en vuelo, ya sea transónico o subsónico, fenómeno que participa en la llamada "retardación" del mismo.

Se usa este tipo de base para mejorar la precisión en disparos a larga distancia. Recibe el nombre de "cola de bote" o "en navecilla" porque viendo la silueta de la bala desde arriba se asemeja a la de un bote. También es conocida como "Streamlined" o aerodinámico, en inglés.

B) Base hueca o "hollow base":

Se utiliza en algunas balas de plomo, como las de tipo wadcutter, para tiro al blanco, y en algunas balas de armas de avancarga. (Ej.: balas Minié).

Según G. Fernández las balas con base cóncava se adoptaron con rapidez una vez comprobado que facilitaban la toma del rayado y reducían los "vientos". Si bien eran muy profundas en su comienzo se fueron haciendo menos marcadas con la aparición y uso de la pólvora sin humo.

Dice el mismo autor: "La deformación sufrida por la base, es proporcional a la consistencia del proyectil, y a la presión que ella debe soportar".


Bala con una camisa metálica que recubre totalmente la punta y cuerpo, pero que no recubre la base, la cual deja el núcleo de la misma en descubierto.

Existen balas que tienen la base completamente cerrada por la camisa metálica. Son balas totalmente blindadas, donde la coraza recubre no sólo al cuerpo sino a toda la punta y también a la base de la misma. Este tipo de bala suele usarse en la caza de grandes animales y la base cerrada impediría que el núcleo pueda desprenderse o escurrirse fuera de la camisa en el momento del impacto.


El borde de la base puede terminar en un arista viva o en bordes redondeados y la superficie basal puede tener la superficie plana, presentar una ligera prominencia o también una ligera concavidad con la oquedad hacia fuera o una depresión más profunda y marcada.

En cuanto al diámetro de la base de una bala puede ser igual, menor o mayor al del cuerpo. El menor diámetro permite fijar el límite de introducción dentro de la vaina. Un ejemplo de lo antes mencionado se puede encontrar en los actuales cartuchos .22 rimfire corto, largo o largo rifle. En estos antiguos cartuchos de plomo desnudo que vienen de la época que se cargaban con pólvora negra, la parte de la bala que está totalmente introducida dentro de la vaina, que también es denominada talón o "the heel", en inglés, como ya vimos, y que al tener un radio menor a la parte de la bala que queda fuera de la vaina, permite que el diámetro de ésta sea igual al de la parte expuesta de la bala, teniendo el cartucho un diámetro uniforme en toda su extensión



A- Bala con base plana de igual diámetro que el cuerpo
B- Base cóncava de menor diámetro que el cuerpo
C- Base convexa

En estos cartuchos .22 la parte descubierta de la bala generalmente está recubierta por una sustancia lubricante o por una capa muy delgada de cobre cuya función sería la de facilitar la toma de las estrías del ánima y minimizar el depósito de plomo en las mismas. Este tipo de lubricación recibe el nombre de lubricación externa o también "outside lubricated" en inglés.

surcos, el lubricante y la igualdad de diámetro con la vaina

Algunas antiguas balas de plomo de las armas de avancarga tenían en su base un cierto número de surcos horizontales, de tamaño, profundidad y cantidad variable, que también contenía una sustancia lubricante (generalmente grasa sola o mezclada con otra sustancia) con el mismo objetivo que el mencionado anteriormente. Como estos surcos engrasados quedaban dentro de la vaina, ocultos a la vista, se denominaban de lubricación interna o "inside lubricated", en inglés.

2) Cuerpo

Parte de la bala ubicada entre la cabeza y la base, que está en contacto con el rayado del ánima y que luego del disparo constituye el cuerpo del proyectil. En inglés se llama "body".

Su superficie exterior puede ser de igual material que el resto de la bala (Ej.: plomo, cobre, etc.), pudiéndose llamarla de "cuerpo desnudo", o bien, puede estar cubierto por una capa de metal llamada camisa o "jacket", en inglés, y se conocen como "balas encamisadas" o "jacketed" en inglés, como ya vimos. En USA se las mencionaban como "metal jacket" o "metal cased". Esta camisa puede cubrir toda su superficie o dejar parte de ella al descubierto y su grosor no siempre es uniforme en toda la superficie de la bala.

Ello depende del resultado que se busca obtener con el impacto del proyectil, o sea del efecto o consecuencia terminal del misil en los tejidos cuando el blanco elegido es un animal o un ser humano. Cuando la camisa cubre de manera uniforme y completamente al cuerpo y la punta, dejando descubierta la base de la bala total o parcialmente, se las denomina como "solid" o sólidas.

Para algunos autores la idea de este procedimiento de encamisado correspondería a los Mayores Bodi y Rubin del Ejército Suizo entre los años 1870 y 1880, siendo Francia el primer país del mundo en adoptarlo en 1886 para la bala de su fusil a cerrojo Lebel Modelo 1886. También es éste el primer fusil militar en emplear una bala encamisada con cupro-níquel y base tronco-cónica o "boat tail", la que se denominó "Balle D" y que fuera adoptada como munición reglamentaria en 1901 por el Ejército Francés (Ver figura Nº 28). Con esta bala se mejoró el rendimiento balístico del fusil al aumentar su alcance máximo aproximadamente a 4100 metros.

Este tipo de balas encamisadas poseen generalmente un núcleo de plomo endurecido o de otro elemento, rodeado por una envoltura de otro metal más duro, que como vimos, recibe la denominación de camisa o "jacket", pudiendo ser esta cubierta de un solo tipo de metal o de aleaciones de ellos. Entre esos metales tenemos:

Acero: generalmente se lo utiliza revestido para evitar que se herrumbre.

Latón: está conformado por 72,5 % de bronce y 17% de zinc.

Maillechort: 80 partes de níquel y 20 de cobre.

Estaño: se usa colocado sobre una camisa de cuproníquel.

Cobre puro: poco usado por ser muy blando.

Gilding metal o latón militar: compuesto por 90 a 95 partes de cobre y 10 partes de zinc.

Cuproníquel: 60 a 87% de cobre y 13 a 40 % de níquel.

Actualmente también se utilizan otras clases de materiales para ciertos tipos de balas.

Como ya vimos, en inglés a la camisa o cubierta se la denomina "jacket" y se abrevia "J".

En general, el objetivo de la camisa es impedir el emplomamiento del cañón del arma luego de determinada cantidad de disparos. Este procedimiento fue adoptado después de la aparición de la pólvora sin humo (1884), propelente que permitió aumentar la energía cinética del proyectil por incremento de la velocidad, lo que a su vez llevó a la disminución del calibre y peso de los mismos, especialmente en los fusiles militares.

El aumento de la velocidad de la bala en el ánima, la disminución del calibre de la misma, unido a la gran temperatura de los gases de la pólvora durante su deflagración los que a su vez calientan el cañón del arma, favorecen el depósito de plomo de la balas desnudas en las estrías del ánima, produciendo con los sucesivos disparos un aumento de la presión dentro del mismo e impresición en el tiro. La bala encamisada solucionó el problema del emplomamiento, pero acortó el tiempo de vida útil de los cañones al aumentar el desgaste de los mismos por erosión (que no debe confundirse con el proceso de corrosión).

En la actualidad, según el destacado autor Oscar Albino, se considera que en las armas militares, los cañones de fusiles pueden disparar entre 8.000 a 10.000 tiros sin sufrir mengua en la precisión y en armas cortas, pistolas y revólveres, alrededor de 20.000 disparos.

Las balas encamisadas en general no poseen surco de lubricación debido a que la camisa no se desgarra durante su forzamiento a través del cañón. Además la profundidad del rayado en el cañón de las armas para balas revestidas es menos profunda y aguda que para las de plomo. Si puede observarse, a veces, el surco que deja el cierre o "crimpado" de la boca de la vaina contra la superficie de la bala.



y lubricación interna

Existen balas donde no toda la superficie del cuerpo se pone en contacto con las estrías sino que lo hace solamente en una superficie más reducida. Esta zona es generalmente una especie de banda o cinturón que rodea a todo el cuerpo, es la llamada "zona de forzamiento" y a veces está provista de una serie de surcos cuya función es disminuir la superficie de contacto entre la bala y la superficie interior del cañón, restringiendo el roce o fricción con el ánima.

La existencia de los mencionados surcos en la superficie del cuerpo de la bala cilíndrica de plomo desnudo tiene, también, otra importante función. Cuando la bala toma las estrías del cañón se encuentra sometida a una serie de fuerzas y presiones que, entre otros fenómenos, hacen que la bala se comprima y aumente ligeramente su longitud. Se produce cierta cantidad de material "sobrante" que es desplazado y se introduce dentro de los mencionados surcos favoreciendo el pasaje de la bala por el ánima.

En el interior del cuerpo encamisado se halla alojado el núcleo, también llamado "core" en inglés, que puede ser, como vimos, de plomo, acero, tungsteno, etc., dependiendo ello de la utilidad o finalidad buscada con el misil.

La solidez de la bala se relaciona de manera directa con el grosor y tipo de camisa utilizada. En las destinadas a la caza de grandes animales africanos el espesor es mayor en la parte anterior a fin de favorecer una mejor penetración en los tejidos y disminuir la posibilidad de deformarse fácilmente al chocar contra una superficie ósea de elevada dureza.

Estas características de las balas encamisadas de sufrir poca o ninguna deformación al atravesar los tejidos humanos blandos y de ceder por ello poca energía cinética, permiten la formación de heridas perforantes (o sea que atraviesan el cuerpo) más limpias y poco desgarrantes, motivo por el cual fueron adoptadas en el ámbito militar por considerárselas como "balas humanitarias" según la Convención de la Haya en 1899, y así poder prohibir a las tropas británicas el uso de balas de fusil llamadas "dum-dum", cuyas características veremos más adelante.

Esta prohibición de utilizar proyectiles que provocasen el tipo de heridas que podríamos llamar "inhumanas" fue luego adoptada por los Convenios de Ginebra y protocolos adicionales en 1949, para casos en que los Estados firmantes entrasen en guerra, a efectos de respetar y cumplir distintas normas del derecho internacional humanitario que involucran tanto al personal militar combatiente como a civiles no participantes.

Sin embargo, si bien hoy éstas características de las balas son tenidas en cuenta por la mayoría de los ejércitos del mundo, el engaño está a veces en la construcción de los mismos, ya que algunos proyectiles en su trayectoria aérea o dentro del cuerpo humano sufren volteos (o "tumbling" en inglés) o roturas de la camisa produciendo con ello heridas más desgarrantes y serias, aumentando el volumen total de tejidos siderados. Ello se puede lograr fabricando balas cilindro-cónicas o cilindro-ojivales con el centro de gravedad desplazado muy hacia atrás con relación al centro de la figura, situados ambos sobre el eje del proyectil. También se puede hacer más dañosa la acción del misil facilitando que el "jacket" se rompa a nivel del surco del "crimp", después de cierto recorrido intracorporal.

Durante el "tumbling" aumenta considerablemente el volumen del tejido machacado y destruido. Al romperse la camisa se originan los denominados "proyectiles secundarios" los cuales construirán su propia trayectoria y aumentarán la superficie de la zona lesionada.



(Esquema modificado tomado de Oscar Albino: "Nociones de balística para armas menores")

En el cuerpo de la bala suelen hallarse marcas u otros elementos producidas por el fabricante y que pueden deberse a:

Marcas producidas por el cierre de la vaina ("crimp", en inglés) contra las paredes de la bala, dejando una huella acanalada. Suelen ser más profundas en las balas de plomo desnudo que en las encamisadas. Es el denominado grabado o "engraving" (en inglés).

Marcas producidas por unas canaladuras ("cannelure") donde se coloca una sustancia lubricante, como ya vimos. La canaladura donde va ubicada la grasa lubricante también se la denomina, en inglés, "grease groover".

También pueden encontrarse balas con el cuerpo cubierto total o parcialmente con algún tipo de pintura o laca, especialmente en el ámbito militar, que sirven para identificarlo con alguna acción especial. Es más raro encontrar algún tipo de escrito o marca de fábrica.

El cuerpo de la bala es muy importante desde el punto de vista de la investigación criminal, ya que en él quedarán grabadas las estrías del ánima del cañón, imprimiéndose con características que son particulares para cada arma. Esto permite identificarla como el arma desde donde se produjo el disparo, durante la pesquisa de un crimen.

Esta zona se denomina superficie de contacto o "bearing surface" en inglés, y a las huellas del rayado del ánima en ella impresa, como ya vimos, se las rotula como grabado o "engraving" en dicho idioma.


Hay balas que están recubiertas por una especie de caparazón de plástico llamada "sabot". Este artilugio técnico permite disparar en un fusil de fuego central una bala de menor peso y calibre de la que realmente posee el arma, lo que le permite al misil alcanzar gran velocidad. El "sabot" se pierde a los pocos centímetros de la boca del arma. Se suele utilizar este sistema para cazar pequeños animales con fusiles de gran calibre.




Ya hemos visto, al hablar sobre las pólvoras, la importancia que tiene la fuerza con que está apretada la boca de la vaina para mantener a la bala en su lugar (llamada en inglés "bullet pull"), ya que de ello dependerá la presión que deberán hacer los gases producidos por la deflagración de la pólvora para provocar el desacople de la bala. Es la llamada presión inicial o de forzamiento.

3) Cabeza o punta

Parte delantera de la bala y de los proyectiles. Es la zona, generalmente curva, de la parte delantera de una bala que le sigue sin solución de continuidad a la zona cilíndrica o cónica del cuerpo. Puede ser totalmente cubierta por la camisa o dejar al descubierto parte del núcleo de plomo (punta de caza). También recibe el nombre genérico de "punta". Esta cabeza o punta puede recibir diferentes nombres según su forma. Uno de ellos es la denominada ojiva. Se puede definir a éste como un término técnico que en balística se utiliza para designar la parte aerodinámica delantera, puntiaguda, de una bala o proyectil (también llamada nariz), y cuya silueta está formada por dos líneas curvas que se cortan en uno de sus extremos, volviendo la concavidad del uno al otro.



Según G. Fernández "La curva de la ojiva, debe considerarse en realidad como un arco de círculo cuyo centro se encuentra sobre una línea perpendicular al eje mayor del proyectil, en el punto donde la curva de la ojiva es tangente a su generatriz".

También dice que "La intersección de ambas ojivas no es por completo agudo, sino que en los proyectiles encamisados, existe un extremo plano muy pequeño, que se hace francamente mayor en los de punta blanda. Sólo en los modernos diseños "Sharp point", con camisa reforzada, la punta llega a adquirir toda su agudeza". Y agrega, "en general, se consideran proyectiles ojivales aquellos cuyo radio de ojiva no sobrepase de 1.5 a 2 calibres".

Cuando esta punta o nariz presenta una superficie aplanada se designa a esa superficie como meplat. La superficie de este meplat es importante porque determina como será el vuelo o cómo se moverá el proyectil en el aire. Si se desea acortar la punta de la bala aumentará la superficie del meplat pero disminuirá su capacidad de atravesar con más facilidad las moléculas de aire (es el conocido coeficiente balístico) y se acortará la longitud total de la bala. A mayor meplat, mayor será la superficie que hará impacto contra un cuerpo y por lo tanto, se verá incrementada la posibilidad de transferir mayor monto de energía cinética al mismo, aumentando así el poder de detención o de incapacitación del proyectil.

Reinaldo Gerlero utiliza una clasificación de las balas según el tipo de punta. A esta sistematización, que tiene ya varios años le puede caber una actualización, pero la considero muy aceptable a los fines didácticos. Siguiendo a este autor, las puntas ya sea para armas largas o de puño, se podrían clasificar en dos grandes grupos: 1) no deformables y 2) deformables.

1) En el grupo de las no deformables, en mi opinión, se encuentran en general todas aquellas balas sólidas o de grueso blindaje que permiten una profunda penetración en un animal de gran talla con el menor cambio posible de su forma.

2) Dentro de las deformables, según Gerlero, podemos incluir:
a- de blindaje perforado
b- punta perforada
c- punta hueca
d- punta blanda
e- punta blindada expansiva
f- de punta perforada y ocupada por una cuña

a)- Blindaje perforado: son balas a las cuales en la punta falta una pequeña porción de blindaje a través del cual se ve el núcleo de plomo.





b)- Punta perforada: existe dentro de este grupo una gran variedad, pero lo fundamental es que la punta presenta una perforación u oquedad que comunica con el exterior, de profundidad variable, y cuya forma puede ser cilíndrica, cónica o ahusada. El núcleo está en contacto con el aire del medio ambiente. La perforación es casi siempre de reducido diámetro con relación al calibre, pero puede llegar a ser tan grande que la cabeza llegue casi a desaparecer. Son vulgarmente conocidas (y confundidas) como "puntas huecas" o "hollow point", en inglés (Ver figura Nº 35).

Un ejemplo de este tipo de bala lo podemos ver en la popularmente denominada "Man Stopper" (que se podría traducir como: "frena hombres") que se usaba en el revólver británico Webley calibre .455. y que tuvo muy buena aceptación cuando se usó, por ejemplo, en disparos a corta distancia en las luchas en trincheras durante la I Guerra Mundial (Ver figura Nº 36). Los americanos suelen denominar a este tipo de puntas perforadas, especialmente en balas de gran calibre como por ejemplo el .45 ACP, con el mote de ceniceros volantes o "flying ashtray" por la gran oquedad que queda a la vista.





Figura Nº 36. Bala punta perforada "Man Stopper" de revólver .455 Webley

c)- Punta hueca: comprenden a todas aquellas que poseen en la cabeza una cavidad cerrada, la cual no tiene contacto con el exterior. Dentro de esta clasificación pueden incluirse variedades con blindaje al que el núcleo no llena por completo, como por ejemplo la "Cooper point", el "D-Mantelgeschoss" y el "H-Mantelgeschoss" o H-Mantel. En éstos la característica es que la cabeza hueca está separada del resto del cuerpo por un blindaje independiente del resto (Ver figura Nº 37).

El nombre "D-Mantel" proviene de "Doppel" (doble) por tener una camisa doble y la denominación de H-Mantel proviene de "Camisa en H" por la forma parecida a una H que tiene la cubierta en la vista de cortes longitudinales de la bala (Ver figura

Nº 38).



d)- Punta blanda: se denomina así a aquellas donde el blindaje o camisa deja al descubierto parte del núcleo y que va desde la ojiva hasta cierta parte del cuerpo, estando la base cerrada por la camisa. En este tipo de cabeza el núcleo puede ser único o estar formado por varias piezas de diferentes metales. Entre estos se hallan los fabricados por Wilhem Brennecke en 1912, para fusil, dentro de los que pueden mencionarse el "Torpedo Ideal Geschoss" (T.I.G) con una parte posterior de plomo duro, con una camisa gruesa y una parte anterior de plomo blando con la camisa más delgada. Más tarde Brenneke crea el "Torpedo Universal Geschoss" (T.U.G) para animales peligrosos africanos.

Se diferencia del anterior en que la parte frontal del núcleo duro es cónico en vez de ser excavado. Con estos tipos de balas se trataba de conseguir los llamados "proyectiles de expansión controlada", o sea que una vez dentro del cuerpo del animal, la expansión del misil de realizara de manera creciente y progresiva adaptándose cada bala al tipo de caza (o animal) programada. Se crearon también otros modelos que difieren de los mencionados en algunas particularidades pero conservando el mismo objetivo.



Otro tipo de bala blindada de punta blanda que entra dentro de las llamadas "de expansión controlada o progresiva" está una diseñada por la casa Remington denominada "Core-lokt" que significa núcleo encerrado. Esta posee una camisa que se adelgaza hacia la nariz dejando parte del núcleo expuesto, presentando a este nivel varias muescas que permiten la expansión regulada de la misma. El blindaje se engrosa marcadamente en el 1/3 medio del cuerpo donde se halla un surco que circunscribe la expansión de la cabeza. Dice G. Fernández que cuando la expansión es completa puede verse a la camisa "abierta y arrollada como los pétalos de una flor" [...] "En cuanto al núcleo de plomo, se fragmenta a medida que se aplasta, persistiendo a veces en forma de un hongo". (Ver figura Nº 40)Debe tenerse en cuenta para evitar confusiones, que la forma de la punta de la "Core- lokt" puede sufrir variaciones según el tipo de animal a cazar y la distancia a que se cree se harán los disparos, pudiendo ser la punta más redondeada o más aguzada.



Para favorecer la dilatación o deformación de la punta también se puede recurrir a varios procedimientos, como mencioné anteriormente, ya sea el de realizar en la cabeza muescas o cortes de diversa longitud, o bien hacer el blindaje macizo o mucho más grueso en una parte determinada de la bala para limitar la expansión de la cabeza, o también realizar surcos o estrías visibles en la cara externa de la bala, de cierta profundidad y con el mismo objetivo que el antes mencionado. También hay otros procedimientos más modernos, pero estos bastan como ejemplos.

El origen de la bala punta blanda, para algunos autores, puede remontarse hacia fines del siglo XIX, y su aparición sería debido al tipo de herida que producía la bala de fusil encamisada, de punta aguda y alta velocidad. Este proyectil producía heridas "limpias", como ya vimos, pero carecía de poder de detención o "stopping power" cuando impactaba en zonas no vitales donde la herida no incapacitaba de manera inmediata al individuo, aunque la herida revistiera destacada gravedad.

Esta situación la sufrió, entre otros, el ejército británico en su campaña en El Chitral (India) hacia 1895, cuando usaba el fusil Lee Enfield Mk I en el calibre reglamentario .303 British con una bala encamisada (full metal jacketed) de nariz redonda (round nose). Dicen que se le ocurre al Capitán Clay, del ejército inglés, modificar la bala reglamentaria, haciendo construir en los arsenales de Dum-Dum en Bengala, cercano a Calcuta, una bala encamisada de 215 grains de peso, con la base cubierta y que en la punta tuviese expuesto un milímetro de su núcleo de plomo.

Nace así una bala de punta blanda que tomaría el nombre de "bala dum-dum" por el lugar donde se fabricaba, demostrándose realmente efectiva en la realidad ya que producía grandes heridas desgarradas, sinuosas y muy invalidantes. Ello era debido a que el núcleo de plomo, por el impacto, se proyectaba hacia delante rasgando la camisa, con la producción de proyectiles secundarios formados por trozos del "jacket" y del núcleo, todo lo cual aumentaba el volumen de tejidos siderados y por lo tanto la gravedad de la lesión.

Por ese efecto estas balas fueron bautizadas, erróneamente, como "balas explosivas". Más tarde los británicos usan en la campaña de Kartum (Sudán) en 1898, una bala también totalmente encamisada pero que tenía en la nariz una cavidad ovalada o cilíndrica que ocupaba la mitad anterior del núcleo de plomo. Posteriormente la bala sufre otras modificaciones pero, finalmente, este tipo de cartuchos son prohibidos en 1899, como mencionara precedentemente.

Efectos similares a los producidos con balas de punta blanda y alta velocidad se comprobó que se podía obtener con proyectiles sólidos, siempre que el centro de gravedad tuviese una ubicación adecuada, como describo en otro párrafo.

e)- Punta blindada expansiva: en general son balas donde el blindaje se dispone en la cabeza de tal forma que en el impacto parte de éste se desplaza hacia atrás, como si fuere una cuña, empujando otra capa del blindaje y al núcleo y permitiendo la deformación de la bala.

Otra modalidad es la utilizada en la bala llamada "Silver Tip", que traducido del inglés significa "punta de plata" por la superficie de aspecto plateado y brillante de su punta. Aquí hay un semiblindaje de cuproníquel que deja libre parte de la cabeza y rodea, como un cono, al núcleo que está expuesto. El resto de la camisa se extiende sobre los 2/3 posteriores del núcleo al cual se halla adherido fuertemente. En su parte posterior tiene un surco que limita la expansión de la punta y permite mantener una parte del cuerpo con la masa suficiente para penetrar los tejidos.

Durante el impacto el primer semiblindaje de desliza debajo del otro empujándolo hacia atrás junto con el núcleo, facilitando la deformación y desgarro de la camisa. En este caso es el cono de cuproníquel el que regula la expansión del misil. Por ello se lo puede incluir dentro de los mencionados como de "deformación o expansión controlada".

También se pueden realizar cortes longitudinales al blindaje para facilitar la expansión del proyectil, como ya vimos. (Ver figura Nº 43)



f)- Punta perforada ocupada por una cuña: son balas que poseen la punta perforada estando ese espacio ocupado en todo o en parte por una pieza independiente, de diverso tipo de material como bronce macizo, cobre, acero, madera, etc., que actúa como una cuña que permite el ensanchamiento de la punta en el impacto y además le ayuda a la bala a tener un perfil aerodinámico que favorece su vuelo.



Existen otras clases de balas que se podrían llamar "para fines especiales", como ser: perforantes, incendiarias, fumígenas, trazadoras, explosivas, etc. Pero este tipo de balas sale de la finalidad eminentemente práctica de este trabajo, por lo que no entraré a detallarlas.

Puede decirse que al comienzo, para las armas largas las puntas fueron de forma ojival, mientras que para las armas de puño se usaban más las balas de punta redonda, plana o tronco-cónica. Pero debido a que el aire ofrece gran resistencia a las puntas aplanadas, especialmente cuando se pasa la velocidad del sonido, y se desea facilitar la penetración del misil en un blanco a larga distancia pero con la suficiente energía, se fue modificando el diseño de la punta o nariz haciéndola más aguzada o puntiaguda.

La cabeza de una bala tiene una forma o perfil que puede estar construida por una sola o varias clases de líneas curvas y rectas.

La forma de la cabeza se mide en calibres, refiriéndose al calibre del cuerpo en su unión con la base de la punta y queconstituye el radio de la circunferencia que dibuja el perfil de una punta determinada.

En la figura Nº 45 podemos ver una bala alemana normal Krupp tipo S, que tiene una cabeza formada por líneas curvas de dos calibres de radio a partir del punto A, y presenta un extremo levemente aplastado. (Esto se puede comprobar, en la práctica, usando un compás).



En la figura Nº 46 se ve una punta tipo SS que tiene el perfil de la cabeza delimitada, en la zona inferior, por líneas curvas de dos calibres de radio a partir del punto A, y otra zona superior con un radio de cinco calibres a partir del punto B.



Según el Dr. Reinaldo Gerlero (Armas y Tiro Nº 45) todas las formas de puntas se pueden reunir en cuatro grupos formadas por: A) puntas ojivales, B) cónicas, C) redondeadas y D) planas. (Ver figura Nº 47)



Dice el mismo autor que dentro de esta clasificación se puede encontrar "Una gran cantidad de variedades que llevan gradualmente de uno a otro, sin que se pueda establecer un límite preciso entre ellos".

"A las puntas ojivales muy afinadas se les puede hacer una terminación de perfil curvo o recto sin alterar las líneas del diseño original. Pero si se le corta y se quita una porción considerable de la misma se transforma en plana o redondeada, de acuerdo a la altura o nivel de corte".

Con el objeto de disminuir la resistencia del aire al avance del proyectil, se fabrican balas con ojivas puntiagudas. Como ejemplo tenemos a las balas llamadas "Spitzer" y a las tronco-cónicas de punta aguzada denominadas "Spire point".

El origen de la palabra "spitzer", dicen, provendría del vocablo alemán "Spitzgeschoss", que significaría bala puntiaguda.

Continuando con el autor Gonzalo Fernández, (op. cit.) dice al respecto que: "Estas balas pueden tener la base plana, cóncava o tronco-cónica, con punta más o menos aguda, a radio de ojiva superior a tres calibres. En nuestro medio se les denomina "Pointée", y es costumbre citar como ejemplos básicos la "Balle D" francesa y la S alemana.

Con respecto a las balas "Spire point", el término se utiliza cuando la punta aguda es larga, o sea cuando tiene una gran longitud y no sólo por la forma aguda de la misma. Personalmente creo que esta denominación proviene del inglés "Spire" que significa aguja.

Estos tipos de puntas, en fusiles, necesitan ser usados con balas encamisadas y con las puntas reforzadas ya que suelen ser bastantes frágiles. Por lo anterior no es adecuado usarlas en balas largas de plomo. Sin embargo se las usó en el cartucho del revólver inglés calibre .455 Webley Mk I, cuya bala es de plomo aleado desnudo. Este cartucho, también conocido como .455 Colt, fue adoptado, por las FF.AA. británicas en 1892 para reemplazar los cartuchos de revólver calibres .476 Mk III y al .455 Enfield Mk I.

B- Hornady Varmint Bullets calibre .224 / C- Esquema bala "Spire Point"

Las balas "Spitzer" pueden tener la base plana, cóncava o tronco-cónico. Ya vimos que un proyectil con la base con esta última forma, denominada "boat tail" o en cola de bote y la punta "spitzer" logra mejor alcance que otro de igual peso y calibre y base plana, ya que las mejoras antes mencionadas disminuyen los "remolinos de cola" (que sería la turbulencia del aire a ese nivel) y vence con mayor facilidad la resistencia opuesta por las moléculas del aire. O sea que mejora el denominado "coeficiente balístico".

Para la mayoría de los autores este tipo de punta fue introducido por primera vez en 1898 por los franceses en la "Balle D" del fusil Lebel. Alemania la adopta en 1905 para la bala SS. En USA es adoptada en 1906, en Rusia en 1908 y en Gran Bretaña en 1914.



A las balas puntiagudas también se la conoce con el nombre de "Sharp point" que podría traducirse como punta afilada, o sea puntiagudo.

Las puntas planas pueden tener un perfil totalmente recto o bien presentar una cavidad o una pequeña prominencia redondeada en su centro. (Ver figura Nº 51)


Otras puntas planas pueden provenir de puntas cónicas, ojivales o redondeadas, a las que se les ha realizado un corte para que tengan una terminación aplanada en vez de la configuración natural que les correspondería. (Ver figura Nº 52)



El material empleado para la construcción de la punta se correspondía habitualmente con la usada para el resto de la bala, pero a veces podía tener otros elementos.

Francia usó al cobre aleado (latón) para construir, luego de muchas pruebas, una bala maciza que se adoptó entre 1898 y 1901 para su fusil Lebel modelo 1886 (que fuera fabricado hasta 1920), en calibre 8x50 mm R Lebel, el cual estaba provisto originalmente con la bala denominada "Balle D" y su creación es atribuida al francés Daudeteau y para otros autores al Capitán Desaleux.

Esta nueva bala fue un desarrollo muy importante para esa época (1898, para la mayoría de los autores) ya que estaba construida en cobre macizo con un 10% de estaño, tenía una punta "spitzer", base en cola de bote o "boat tail" (fue el primer fusil militar en utilizar un cartucho con una bala con este tipo de base y la punta "spitzer") y su cuerpo no estaba cubierto por ningún tipo de coraza. Su peso era de 13 gramos, desarrollaba una velocidad de 700 m/s y permitía un alcance máximo de 4100 metros. Recordemos que este cartucho también usaba la nueva pólvora sin humo, a la cual llamaron "Poudre B" (polvo blanco) descubierta en Francia en 1884, como ya vimos.

Francia desarrolla a posteriori, en 1932, otro tipo de bala que es designada como "Balle M", pero estaba recubierta por una camisa de acero o cupro-níquel, un núcleo endurecido, pesaba 15 gramos y desarrollaba una velocidad de 900 m/s. Se la destinó a ser usada en ametralladoras pesadas.

Alemania, potencia siempre muy atenta al progreso armamentístico de Francia, hacia 1905 crea una nueva bala encamisada de punta aguda o "spitzer", en latón macizo y base plana, con un núcleo de plomo duro, con un peso de 15 gramos y en calibre 7,92x57 mm, que se la llamó "Bala S". El cartucho también estaba cargado con un tipo de pólvora sin humo inventada por los alemanes. En cuanto al armamento, rápidamente los germanos comienzan a diseñar un nuevo fusil que fue el llamado Modelo Comisión 1888, "Gewehr 88" o "Reichsgewehr".

Como la "Bala D" francesa demostró un mejor comportamiento en el tiro a larga distancia, las autoridades militares alemanas rápidamente deciden modificar la bala anterior introduciéndole la base en cola de bote y la denominan "Bala Ss".


La bala Ss fue también utilizada en el fusil Mauser modelo 1898 también conocido como Gew. 98 o simplemente G 98 (proviene de G=Gewehr, fusil en alemán) y en su versión carabina, más corta.

España y otros países, incluido Estados Unidos, a finales del siglo XIX también comienzan a utilizar este tipo de balas de punta aguzada



A) Punta redonda (Round nose) / B) Tronco-cónica (Semi wadcutter) / C) Punta perforada (Hollow point) / D) Punta plana o en sacabocado (Wad cutter)
(Esquema tomado del libro "Heridas por armas de fuego". Vincent Di Maio. 1999)

La punta cónica es una variedad de bala dentro de las agudas. En ésta la punta es un cono de altura variable, cuya base se continúa con el cuerpo cilíndrico de la bala.

Existen balas especiales cuya punta esta ocupada por un inserto metálico, plástico o por otro tipo de material para lograr la expansión de la misma durante su trayectoria dentro del blanco. Como ejemplo tenemos la bala del cartucho de la casa alemana Geco, llamada "ACTION SAFETY" (acción segura), la que posee un núcleo de cobre perforado y un aditamento plástico en la punta de la ojiva que cae a los pocos metros de distancia de la boca de fuego dejando descubierta la cavidad de la punta.

Fue una de las primeras puntas huecas diseñadas no sólo para permitir la eficaz expansión del proyectil dentro de los tejidos, sino también permitir una alimentación confiable y segura del arma ya que algunas puntas huecas, al acortar la longitud total del cartucho, ocasionan problemas de alimentación en algunas pistolas semiautomáticas.

También un tapón plástico puede obturar una cavidad de la punta para permitir la salida de gran cantidad de pequeños perdigones de plomo que están en su interior, una vez que penetra el cuerpo humano, como sucede con las balas de los cartuchos Glaser Safety Slug y los Mag Safe.



La punta de los cartuchos militares también pueden estar pintados con colores diversos, que indican la función a la que están destinados (Ej.; incendiarios, perforantes, trazantes, etc.). Estos colores y funciones pueden variar de un país a otro. Es más raro que tengan algún tipo de escritura. No los trataré en esta nota.

Existen también otras clasificaciones, como por ejemplo la expuesta por el Dr. Osvaldo Raffo que si bien se refiere a proyectiles yo la utilizaré refiriéndome específicamente a las balas. Así podemos ver que el Dr. Osvaldo Raffo provee una interesante clasificación de ellos desde el punto de vista médico legal ("Tanatología. Investigación de homicidios". Págs.119-124. 2006). Agrega a esta clasificación los efectos de los proyectiles, los cuales no incluiré en el presente trabajo.

El Dr. Raffo clasifica a los proyectiles en: a) no deformables, b) deformables, c) fragmentables, d) hiperveloces, e) prefragmentados y f) mixtos.

a) no deformables, dice: "Corresponden al diseño del proyectil militar, adaptado a las exigencias de la Convención de Ginebra o al tiro deportivo [...] Son proyectiles de metal homogéneo (revólveres) o de envoltura completa (pistolas y fusiles), que traspasan fácilmente el cuerpo y continúan su trayectoria, con una gran energía; o sea, la transferencia de energía es escasa".

b) Deformables: "Corresponden al tipo Hollow point (punta hueca), con cavitación ojival de forma y profundidad variables. Su característica es la expansión. Incluimos en esta variedad los proyectiles de punta perforada, que dejan expuesto el núcleo de plomo, y los del tipo Silver Tip, con fisuras en el encamisado".

c) Fragmentables: "Tienen encamisado parcial que expone en grado variable el núcleo de plomo. Son los proyectiles Soft-point (punta blanda); su carácter principal es la fragmentación".

d) Hiperveloces: "Las características de estos proyectiles son los siguientes:

"Gran velocidad en el impacto (a corta distancia), en comparación con la munición estándar de los mismos calibres, asegurando máxima entrega de energía y penetración".

"Se ajustan a los principios enunciados en la Convención de La Haya".

"Producen cavidades temporarias de gran tamaño y, por ende, shock inmediato".

Los proyectiles más representativos son:

THV: "Sigla de très haute vitesse, o sea, muy alta velocidad [...]. Tienen forma parabólica invertida en la ojiva y cilíndrica en la base; la envoltura es una aleación de metal de cobre, hueco en su interior para aumentar su contenido en pólvora. Ello le otorga al proyectil energía y velocidad elevadísima". (Ver figura Nº 59)

Action Safety Bullet : O "bala de acción segura", o "Blitz Action Trauma" o "BAT" fabricada por GECO-DINAMIT NOBEL [...] que no se ajusta a lo estipulado por la Convención de La Haya". (A esta bala ya la mencioné con anterioridad).


e) Prefragmentados: "Aparecieron en el mercado en la década de los "70. Sus características principales son las siguientes:

"Liberan después del impacto (en el interior del cuerpo) multiplicidad de perdigones [...]".

"Permiten disparar en el interior de edificios y aeronaves, porque no produce rebote ni atraviesa fuselajes al desintegrarse en el impacto. Se trata de proyectiles "antipersona". Los más conocidos son:

Glasser Safety Slug: (ya fue visto con anterioridad. Ver figuras Nº 56 y 57)

Magsafe: "[...] Las características constructivas son similares a las de Glasser; se diferencian en el tamaño de los perdigones, Magsafe utiliza los números 6, 7½ ó 9, y en los núcleos los perdigones están reunidos en un bloque con resina plástica [...] ".

f) Mixtos: Son proyectiles que tratan de adaptarse a lo estipulado por la Convención de La Haya de 1899, pero que violan el espíritu de esta Institución.

Dice el Profesor Osvaldo Raffo al respecto: "Pero existen actualmente en el mercado proyectiles expansivos sin aspecto de tales, que aprobarían con seguridad las prohibiciones de la Convención de La Haya. Lo mismo ocurre con los fusiles de asalto (M16 - AK 47) cuyos proyectiles son del tipo militar, pero se "voltean" en los tejidos produciendo heridas devastadoras, como veremos [...]".

Con respecto a las balas prefragmentadas puede decirse que su invento y utilización no es nuevo en el campo de las armas de fuego. Podemos ver, como ejemplo, la bala para trabuco fabricada en Bélgica según una idea del Capitán Bougnet, la que recibiera el nombre de "bala picada" por las características de su construcción, ya que estaba construida por una numerosa cantidad de partes parecidas a tajadas de una torta, tomando en conjunto la forma de una bala cilindro-ojival. Producido el disparo en el tipo de arma mencionada, se producía una dispersión de tales "porciones" en todas direcciones.



(Tomado de Van Der Stukken, revista Armas y Tiro Nº 15 - 1966)

El lector debe saber que existen otras clasificaciones de las balas ya que podemos contar con una numerosa cantidad de tipos de puntas que aquí no están mencionadas. Las podrán encontrar en libros o álbunes dedicados a esta especialidad dentro del campo de la balística. Algunas de ellas pueden estar en uso y otras ser tan sólo un recuerdo, producto de ciertas épocas y necesidades que vieron la luz gracias al ingenio y capacidad creativa del ser humano.

Para terminar con este trabajo, creo que es necesario mencionar un tipo especial de munición como son las usadas en lasescopetas, la cual se puede definir como un arma de hombro que no posee estrías en el ánima, o sea es de ánima lisa. Es el arma típica para la caza de aves y puede disparar cartuchos con variado tipo de munición la cual en inglés se denomina genéricamente como "Shotshells" (de "shell"= cartucho, especialmente el de escopeta). Estas balas pueden tener distintas formas y diámetros y también recibir diferentes denominaciones. Hoy se fabrican cañones rayados dotados de miras fijas o regulables, como si fuera un rifle, para poder disparar con mayor precisión las balas especiales para escopetas o también llamadas "slugs", en inglés.

Según el tamaño las municiones de escopeta se pueden clasificar en:

Perdigones: cuando el diámetro no sobrepasa de 6 mm

Postas o balines: cuando el diámetro oscila entre 6 y 9 mm

Balas: cuando el diámetro es mayor a 9 mm

a- Perdigones: (llamados "Pellets" por los americanos), son esferas sólidas muy pequeñas y de diferentes tamaños y pesos, utilizados para caza menor, especialmente aves pequeñas, de allí que los americanos también los llamen "Birdshot", y están fabricados con aleaciones de plomo, hierro o acero. Son los proyectiles típicos de los cartuchos de escopetas. Suelen estar recubiertos por una capa de otro metal u otra sustancia para hacerlos más duros y también para evitar que ellos se oxiden y, además, para disminuir la posibilidad del emplomado del cañón del arma o la toxicidad de los perdigones esparcidos sobre el suelo o en el agua. No debe confundirse munición con perdigón. En realidad el término munición incluye al cartucho completo, pero también a otros elementos.

Existen varias escalas para clasificar al perdigón según su diámetro. Algunas son graduaciones internacionales y otras son nomenclaturas adoptadas por determinados países, existiendo cierta relación entre ellas. (Ver figura Nº 61).

Los perdigones muy pequeños reciben también el nombre de "mostacilla", como por ejemplo los que se usan en los pequeños cartuchos calibre 9 mm. Flobert.

El diámetro del perdigón puede expresarse de varias maneras: en fracción de pulgada o en milímetros, y al peso de los mismos se lo puede hace en grains o en miligramos. Con respecto al grosor del perdigón, cuanto menor sea su número mayor será su diámetro y peso.

Veamos los diámetros de algunos "pellets" de plomo más comunes en nuestro medio según su número y algunos con letras, muy usuales en USA:



b- Posta: esfera de plomo u otro material que en cantidades variables, son utilizados como proyectiles en determinados cartuchos de escopeta. Su diámetro es mayor al del perdigón. Se clasifican por números, según su diámetro. Al número más grande corresponde una posta más pequeña. Sus medidas o diámetros, en números, del más pequeño al más grande (de plomo), son: 

Algunos diseños para escopetas policiales permiten un disparo eficaz hasta casi 50 metros de distancia, agrupando todas las postas, aproximadamente, en unos 50 cm de diámetro.

En inglés se las conoce con el nombre de "Buckshot".

Se los suele utilizar para la caza de animales de talla media pero en disparos a corta distancia. Generalmente no mayor a los 20 metros.

c- Bala: cuando en el cartucho de escopeta se utiliza una sola posta de plomo que ocupa todo el diámetro interior de la vaina, lo más correcto es denominarlo bala o "Slug" (en inglés), como ya vimos. Estos tipos de balas impresionan por su gran tamaño pareciéndose a las antiguas balas de los fusiles de avancarga, de allí que los americanos les den el gracioso sobrenombre de "pumpkin balls" o sea balas zapallo. Hay balas para escopeta de diferentes tipos.

En un comienzo se utilizó una bala redonda de plomo sólido, pero presentaba todos los problemas ya visto anteriormente. En algunos países se adoptó el cartucho con bala cilíndrica, de diseño más avanzado, que es usada para la caza mayor, especialmente del jabalí. Se los conoce vulgarmente con el nombre de "Brenneke", pero es este un nombre comercial o mejor dicho una marca de fábrica de un tipo de "slug".

No está recomendado usar algunos tipos de estas balas en escopetas con choke o agolletamiento del cañón. Para ello el cañón debería ser cilíndrico sin choke, pero, sin embargo, algunas de estas balas (hoy, la mayoría de ellas) están construidas para ser disparadas en escopetas con este implemento. Tal modificación o arreglo consiste, en general, en disponer alrededor del cuerpo de la bala una serie de surcos de profundidad no mayor al diámetro de la zona estrechada o choke del cañón. Entonces al pasar la bala por esta parte agolletada, las estrías entre los surcos se comprimen y aplastan quedando el cuerpo cilíndrico de la bala igual al diámetro del ánima del cañón.

Tanto en USA como en Europa se trató, hace ya mucho tiempo, de solucionar este problema recurriendo a la fabricación de estas balas con algunas características particulares que evitara el antes citado problema en las escopetas con choke.

Para darles a estas balas o "slug" un movimiento rotatorio y aumentar la estabilidad del proyectil en vuelo, entre 1850 y 1860 se le realizan al cuerpo unas rayas oblicuas al eje longitudinal y paralelas entre sí, creándose el llamado "cartucho rayado", para que la bala comenzara su movimiento giratorio dentro del ánima. Estas crestas podían tener un perfil diferente según el fabricante, y algunas encajaban en unas estrías dentro de la vaina del cartucho, haciendo que la bala comenzara a girar dentro del mismo. También se le agregó a la base de la bala un taco de fieltro atornillado al mismo, lo que hacía posible el uso de ellas en cañones agolletados, sin el peligro de un aumento excesivo y peligroso de la presión de los gases por detrás de la bala. Con éstas, según G. Fernández, era posible realizar agrupaciones de 10 centímetros a 80 metros de distancia.

En Europa también se comienza con el desarrollo de nuevas balas para superar el antes mencionado inconveniente. Aproximadamente en 1898, en Alemania se crean algunos "slug" que presentaban unas crestas cilíndricas en la zona de forzamiento y una cavidad central. Al avanzar la bala dentro del cañón la presión del aire hacía ensanchar las paredes del misil. Así eran las balas del fabricante Stenderbach y von Witzleben, por ejemplo.

El empresario alemán Wilhelm Brenneke, también para la fecha antes mencionada, crea una serie de balas para escopeta que llevan su nombre y que tuvieron muy buena aceptación entre los cazadores de grandes animales. En general tenían las características de los "slugs" mencionados anteriormente. Un cuerpo cilíndrico de una o dos partes, con la anterior más gruesa, con varias crestas circulares rodeándolo y entre los cuales disponía una sustancia lubricante. Una punta de menor diámetro en plomo o acero y en algunos un taco de fieltro adherido a la base. En el cartucho la bala queda introducida casi completamente dentro de la vaina, asomando su punta a nivel de la boca del cartucho.

Dice el autor G. Fernández (op. cit.) que con estas balas se podía obtener una buena precisión y agrupación hasta 60 o 70 yardas, el proyectil no se volteaba en el aire y además permitía una buena penetración aun en animales de buen tamaño como el tigre o el búfalo del Cabo. Desarrollaban una velocidad aproximada entre 1300 y 1500 pies por segundo y un alcance eficaz de 80 a 100 yardas.

En EE.UU. se comenzó a desarrollar este tipo de puntas alrededor de 1930, utilizando una bala de cuerpo cilindro-ojival de punta semiesférica, con una nariz plana y unas series de crestas oblicuas al eje mayor y paralelas entre sí. Tenían una base hueca y la cavidad, extensa, ocupaba casi los ¾ posteriores de la bala, teniendo el mayor peso repartido en su parte anterior. Esto es lo que le permitía adaptarse sin inconvenientes al pasar la zona del choke de la escopeta sin crear un aumento exagerado de las presiones por detrás de él. Se los denominó "rifled slugs". No lleva adosado un taco en la parte posterior. La efectividad de estas balas es muy parecida a las Brenneke antes mencionadas. Permiten un razonable alcance y agrupación entre las 80 y 100 yardas.

Uno de los primeros "slugs" americanos es el denominado "Foster rifled slug" (podría traducirse como: bala rayada Foster tipo rifle) que se fabricó alrededor de 1931 por Karl Foster para tratar de mejorar la performance de balas sólidas en el ánima lisa de escopetas y evitar los inconvenientes de usar cañones cilíndricos o con choke. Construido totalmente en plomo duro, posee un rayado exterior, una parte trasera más liviana y una cabeza sólida, todo lo cual le permite una razonable estabilidad durante su trayectoria en el aire. Las características generales son la de los "rifled slugs". Se lo fabricó en una gran variedad de calibres pero principalmente en 12, 16, 20, y .410 bore. Su uso continúa al presente. Actualmente también se fabrican para escopetas en los calibres magnum.





 Foto bala Brenneke

A-Cartucho "rayado" / B- De von Witzleben / C- De "Stenderbach" / D- Brenneke Model M 1931 / E- "Rifled slug" americano

Estos dos tipos de balas o "slugs": Brenneke (Ver figura Nº 64) y americanos, son utilizadas todavía hoy, especialmente en lugares de caza cercanos a zonas habitadas, ya que el alcance de estos proyectiles es mucho menor al del proyectil de un fusil de caza mayor. Se fabrican en casi todos los calibres de escopetas existentes, siendo los más utilizados entre nosotros los calibres 12 y 16 bore.

Para algunos autores los disparos con este tipo de bala, en general, no debería superar la distancia de 50 metros.




Figura Nº 64.

Algunos modelos de "slug" llevan un inserto plástico en su parte posterior que favorece la estabilidad durante su trayectoria en la atmósfera. (Ver figura Nº 65)

Existen otros tipos de balas para escopeta como son los "slug" con Sabot, también llamados ensabotados. Actualmente este tipo de balas son construidas por numerosas fábricas de municiones, algunas muy prestigiosas como Remington y Hornady. Para algunos autores este tipo de "slugs" deben usarse solamente en cañones para escopeta totalmente rayados. La cubierta plástica de la bala permitiría un buen sellado de los gases entre ella y el ánima lo que favorece el alcance y precisión del disparo (Ver figura Nº 65). El material del "slug" puede ser plomo aleado u otro material más duro como el bronce sólido. La forma de la bala puede ser variada, pero en general tienen una punta de forma más aerodinámica que las balas no ensabotadas.

Como regla general se debe tener en cuenta que si se usan "slugs" en escopetas de dos cañones, cada uno de ellos puede ser más eficaz con diferentes tipos de balas. Por ello se recomienda usar escopetas de un solo cañón, ya sean monotiro o repetidoras.




ESCOPETA 12/70 DISPARA CARTUCHOS ELECTRICOS 50.000AMPERES

En el medio militar, policial y también civil se utilizan otros tipos de cartuchos de escopeta que se podrían llamar de "propósitos especiales", pero que no desarrollaré aquí.

En cuanto al choke, se lo podría definir como el estrechamiento o agolletamiento cilíndrico que se halla en el interior de los caños de una escopeta, localizada a pocos centímetros de distancia de la boca de fuego y cuya función es la de controlar la dispersión de los perdigones y la formación de la llamada "rosa o plomeo" que se quiere obtener. Esta variará de acuerdo a la distancia de tiro, largo del cañón, tipo de munición y choque, o al uso al que esté destinado el arma (caza de patos, tiro al platillo, etc.). El choke más cerrado permite alcanzar mayor distancia a la masa de perdigones.

Clasificación de las balas

1- Según el material con que están construidas

 2- Por las características de la base

3- Por la forma del cuerpo

4- Por la forma y tipo de punta o nariz

5- Según posea o no envoltura o camisa

6- Por su capacidad para deformarse

7- Por su velocidad

1- Por el material con que está construida

a- Metal (plomo, acero, bronce, etc.)

b- Madera (de fogueo)

c- Plástico (de práctica)

d- Cera (práctica de tiro en interiores)

e- Plástica conteniendo perdigones (de supervivencia)

2- Por las características de la base

a- Base plana

b- Base recta

c- Base cóncava

d- Base hueca

e- Base con bisel

f- Base abierta

g- Base cerrada

h- Base cónica

i- Base tronco-cónica

3- Forma del cuerpo

a- Cilíndricas

b- Cónicas

c- Cilindro-cónicas

d- Esféricas

4- Forma y tipo de punta o nariz

a- Redonda ("Round Nose") - "RN"

b- Plana o en sacabocado ("Wad Cutter") - "WC"

c- Plana o chata ("Flat Point") - "FP"

d- Cónica ("Spire Point" o "Conical Point") - "SP" o "CP"

e- Tronco-cónica ("Semi Wad Cutter" o "Flat Point") "SWC"

f- Hueca ("Hollow Point") - "HP"

g- Blanda ("Soft Point") - "SP"

h- Sólida ("Solid Point" o "Solid Head") ? "S"

i- Perforada o con una cavidad ("Hollow Cavity") - "HC"

j- Spitzer- "S" o "Ss"

5- Cuerpo con o sin envoltura

a- Totalmente encamisado ("Full Metal Jacket", "Total Metal Jacket", "Ball" o "Metal Case"). Se abrevian "FMJ", "TMJ", "MC".

b- Semi-encamisado ("Semi Metal Jacket"). Se abrevia "SMJ".

c- Media camisa ("Half Jacket") .Se abrevia "HJ".

d- Desnudo: a- plomo puro o aleado, por presión.(bala de plomo= "Lead Bullet"). Se abrevia "LB". b- plomo fundido ("cast bullet"). Se abrevia "L".

6- Por su capacidad para deformarse

a- Deformables: fragmentadas, prefragmentadas, desintegrables, de características especiales (Glaser Safety Slug, Magsafe).

b- No deformables: sólidas o macizas.

7- Por su velocidad

a- Subsónicas: (velocidad baja), si la velocidad en el aire es menor que la del sonido (340 metros / segundos)

b- Transónicas: (velocidad media), si es mayor a la anterior pero menor de 500 metros/segundos.

c- Supersónicas: (velocidad alta), cuando la velocidad en el aire es mayor a 500 metros/segundos.

d- Hipersónicas: (hipervelocidad). Cuando la velocidad en el aire es superior a los 1500 m/s.

Nomenclatura y abreviaciones de algunos tipos de balas



Glosario

- HOLOW POINT: En la práctica se dice, aunque sea incorrecto según lo explicado, de la bala con una cavidad abierta en su nariz, de tamaño y profundidad variable.También se la puede mencionar como "OPEN POINT" o "punta abierta". Se abrevia "HP".

- FULL METAL JACKET: Bala totalmente encamisada o blindada. Se abrevia "FMJ".

- HALF JACKET: Significa "media camisa". Camisa muy corta de algunas puntas, que deja al descubierto la ojiva de plomo y parte de la superficie de contacto de la bala con el estriado. Se abrevia "HJ".

- LEAD: Significa "bala de plomo" (del inglés "lead" = plomo). Se abrevia "L".

- ROUND NOSE: Bala de "nariz o punta redonda". Se abrevia "RN".

- SOFT POINT: Significa "punta blanda" en inglés. Se abrevia "SP".

- SEMI JACKET: Significa "semi-encamisada". Se abrevia "SJ".

- WAD CUTTER: Bala de punta totalmente plana, utilizada principalmente para tiro a un blanco de papel, donde deja agujeros de bordes limpios y netos. De allí el término genérico de "en sacabocado". Se abrevia "WC".

- BOAT TAIL METAL JACKET: Bala con cola de bote y totalmente encamisada. Se abrevia "BTMJ".

- BOAT TAIL SOFT POINT: Bala en cola de bote y punta blanda. Se abrevia "BTSP".

- BOAT TAIL HOLLOW POINT: Bala en cola de bote y punta hueca. Se abrevia "BTHP".

- SPITZER BOAT TAIL: Bala de punta aguzada "spitzer" y base en "cola de bote". Se abrevia "SBT".

+P ó +P+: Se denominan así aquellas balas de cartuchos que poseen una mayor carga de pólvora y por lo tanto una velocidad y energía superior a la de cartuchos normales de la misma marca y calibre.

Bibliografía consultada

ALBINO O.: "Nociones de balística para armas menores". Edición del Autor. Bs. As. 2004.

BARNES F.C.: "Cartridges of the world". 8 th edition. Frank C. Barnes and Krause Publication. USA. 1997.

CIMARELLI A. G.: "Quattro secoli di arma da fuoco". Istituto Geografico De Agostini S.p.A. Novara 1972.

COVITO R. J.: "Reseña histórica de la armas de fuego". Armas y Tiro Nº 58. Bs. As. Junio-julio de 1974.

Di MAIO V. J.: "Heridas por Armas de Fuego". Ediciones La Roca. 2da Edición. Bs. As. 1999.

FERNÁNDEZ G. J.: "Los proyectiles y sus efectos". Tomo II y III. Departamento editorial General Artigas. Montevideo. 1963.

GERLERO R.: "Cartuchos. Origen, evolución y estudios de sus partes". Armas y Tiro. Bs. As. Nº 44, Junio de 1971. Nº 45, Agosto de1971. Nº 46, Noviembre de 1971. Nº 47, Enero-febrero de 1972 y Nº 48, Abril-mayo de 1972.

HAWKS C.: "A Brief History of .22 Rimfire Ammunition".

HAWKS C.: "Shotgun Slugs".

MARSHALL E. SANOW E.: "Handgun Stopping Power. The definitive study". Paladin Press. Boulder. Colorado. 1992.

RAFFO O. H.: "Tanatología. Investigación de homicidios". Editorial Universidad. 1ª edición. Bs.As. 2006.

SETTEL C.: "Breve historia de las armas de fuego portátiles". Armas y Tiro Nº 61. Bs. As. Septiembre-octubre de 1975.

FIREARMS TACTICAL INSTITUTE : "Shotgun Home Defense Ammunition". Tactical Briefs #10, October 1998.

VAN DER STUKKEN J.: "El trabuco". Armas y Tiro Nº 15. Bs. As. Marzo de 1966.

WIKIPEDIA. La enciclopedia libre.

 

La importancia de la vaina metálica en los cartuchos de las armas de fuego:

Autor: Oscar Enrique VanzettiFecha de publicación: 26/05/2011

La aparición de la vaina metálica tal como la conocemos hoy significó un enorme avance en el mundo de las armas de fuego. Pero éste no fue un invento de aparición súbita sino, por el contrario, fue un logro obtenido de una serie de lentas y prolongadas etapas donde la inventiva del hombre conjugaba desarrollos de ideas y transformaciones que aparecían en el campo de la ciencia, la tecnología y de la conducta humana. Ello queda patentizado en la propia historia de la evolución del hombre, ya que siempre fue pródigo en manifestar habilidad para dañar a su prójimo. Lo desconcertante y no menos asombroso del ser humano, por lo contradictorio, es que del mismo modo se reveló en lo opuesto.

Yendo directo al blanco, deseo hacer una previa aclaración. Este trabajo no es un estudio profundo sobre el tema sino un conjunto de datos que, a mi entender, considero como los más importantes sobre este aspecto del cartucho de las armas de fuego y que he obtenido de fuentes diversas. Recomiendo al lector interesado en ahondar el tema que recurra a literatura más completa y detallada, la cual existe y de muy buena calidad.

Definición

La vaina, también denominada cápsula o casquillo, constituye uno de los elementos que forma parte del cartucho de las modernas armas de fuego. Si bien generalmente es metálica, puede ser también de plástico o cartón. Su función es variada:

Contiene y unifica a todos los elementos que forman parte del cartucho moderno (pólvora, bala y fulminante).

Permite la retrocarga de las armas de fuego, el tiro a repetición y automático.

Sella la recámara al expandirse luego del disparo, impidiendo la fuga de gases hacia atrás.

Soporta las presiones que se desarrollan en su interior, por lo que debe ser elástica, resistente y sólida.

Facilita la extracción de la vaina servida, luego del disparo, por la presencia de elementos, a tal fin, en la cabeza de la misma.

Creo pertinente mencionar que actualmente existen cartuchos sin vaina denominados en inglés ?caseless? pero que todavía, al no poder superar o eliminar ciertos inconvenientes, no son operativos. 
Origen de la palabra "cartucho"

Se cree que sería originario del latín "charta" que significa "papel, escrito o carta".

Posiblemente, también provenga de la voz francesa ?cartouche?, o del italiano "cartuccia" o "cartucce" y de su variante "cartoccio", que significa "tubo de papel enrollado".

Ello puede ser verdad, ya que en la antigüedad, en la práctica, el cartucho era un tubo de papel enrollado, que tenía por función reemplazar los frascos o bolsas donde se llevaban las medidas de pólvora y las balas para hacer el disparo con mayor rapidez.

En inglés al cartucho se lo llama "cartridge" y a la vaina "case".

Historia de la evolución de la vaina

El estudio de la vaina tal como hoy la conocemos, se inicia con la aparición del cartucho de papel.

Algunos autores sitúan el origen de la vaina en Europa hacia 1550 (siglo XVI) y otros la ubican en el 1600 (siglo XVII) cuando el rey Gustavo Adolfo II de Suecia, también conocido como Gustavo Adolfo el Grande, incluye a la bala dentro de un estuche de papel que también contenía a la pólvora negra.

En un principio la vaina contenía juntos a ambos elementos, pero luego se separó la bala de la carga de pólvora.

En las armas de avancarga, para prepararlas para el tiro con este ingenio, primero se debía romper la parte inferior de la envoltura que contenía la pólvora y se la vertía en el interior del cañón. Luego se introducía la bala rodeada por la envoltura que podía ser de papel o tela (los más comunes) atacándola (o sea empujándola) con la baqueta hasta asentarla sobre la carga de pólvora. La envoltura que rodeaba a la bala, y que cumplía la función de vaina, tenía en este caso el objetivo de adaptarse al rayado del cañón, disminuyendo el huelgo o espacio entre ésta y el ánima y evitar en cierta forma, de esta manera simple, el escape de gases por delante del proyectil (es el llamado viento balístico) dentro del tubo cañón.

En un comienzo la vaina estaba constituida por un papel arrollado sobre sí mismo y con sus extremos cerrados o sea que era, en la práctica, un tubo de papel.

Con el paso del tiempo, este tipo de envoltura se fue perfeccionando adoptando la vaina de papel una forma cilíndrica, con un extremo inferior cerrado por doblamiento y uno superior donde iba colocada la bala, la cual estaba sujeta a la vaina de papel con un lazo de hilo, o bien por simple encolado.

Otras veces la bala, encerrada en el extremo anterior, estaba separada de la pólvora mediante un lazo que estrechaba la vaina a nivel de la base de la bala, separándola de la pólvora, lo que le daba al cartucho en su conjunto, la forma de un reloj de arena.

Para algunos autores el cartucho de papel fue empleado entre 1790 y 1896

Con el paso de los años, aproximadamente en 1814, se desarrolla la llamada cápsula fulminante por J. Shaw, de Filadelfia, la cual es mejorada en 1816 por Joseph Manton en Inglaterra, lo que trae aparejado la aparición de la denominada llave de percusión. Además, cuando se logró que la vaina del cartucho de papel se impregnara de una sustancia nitrada combustible que permitía el quemado más rápido de la pólvora, se favorece la introducción por la recámara del arma del llamado "cartucho combustible".

Se logró con este invento (la cápsula fulminante) que colocada sobre la chimenea situada en el exterior del arma, al ser percutida por el martillo tomara fuego la vaina con mayor seguridad y se quemara la pólvora con mayor eficacia y rapidez. Las llamas de dicha cápsula, si bien se hallaba separado de la recámara, se comunicaba con ésta a través de un orificio o conducto llamado oído.

Esta nueva característica de la vaina de papel aparece, aproximadamente, entre 1850 y 1875.

Con el transcurso del tiempo, el material con el que se construía la vaina, por lo general de forma cilíndrica para facilitar la alimentación del arma y luego la extracción después del disparo, comenzó a hacerse más gruesa y resistente. Fue usado el papel grueso, el cartón, y más tarde envolturas superpuestas en latón y papel. Aparecen así las vainas mixtas constituidas por un cuerpo de cartón o papel grueso y una cabeza de bronce, transformándose en verdaderos precursores del actual cartucho de las escopetas de caza.

Jean Samuel Pauly o Samuel Johannes Pauly, según algunos autores, fue un diseñador y fabricante de armas nacido en Suiza en 1766. En 1802 Pauly se mudó a París y en 1808 con la asistencia de un armero francés llamado Prèlat fabrica el primer cartucho que podríamos llamar "moderno", ya que contenía en una sola pieza todos los elementos para producir el disparo de un arma de fuego. Este cartucho tenía como original una base metálica de cobre donde, en una depresión en su parte central, Pauly coloca fulminato de mercurio, el cuerpo de la vaina estaba construido de papel y en su interior poseía una bala de punta roma. Con este cartucho se podía cargar un arma por la recámara, o sea permitía la verdadera retrocarga tanto en armas de puño como en armas largas y el disparo se producía por un sistema de percusión característica para estas armas de fuego, las que también fueron desarrolladas por el propio Pauly. Posteriormente realizó una versión mejorada que patentó en septiembre de 1812.

Se cuenta que arma y cartucho de Pauly fueron presentados a Napoleón Bonaparte quien no mostró mayor interés en un invento que hubiera revolucionado el arte de la guerra a su favor. Creo que Napoleón puede haber vislumbrado los beneficios de este invento, ya que era un propulsor de nuevos ideas y desarrollos, pero el costo económico y la demora en obtener el nuevo armamento para sus tropas seguramente se oponían a sus planes de una nueva y pronta guerra para agrandar su imperio.

Entre 1864/66 se le coloca al cartucho .577 Snider (11,43 mm) usado en el fusil inglés Enfield-Snider un sistema de encendido con fulminante exterior (?Outside primer?, en inglés, donde "primer" es igual a fulminante) ubicado en el centro del culote de bronce, con una vaina metálica "coiled", transformándose finalmente el 15 de septiembre de 1866 en el primer cartucho de fuego central de pólvora negra en el mundo (también llamado .577 Boxer-Snider) y que es adoptado como reglamentario por las Fuerzas Armadas inglesas, que era una potencia militar en el mundo de esa época. Para ello debe modificar su fusil Enfield de avancarga a un nuevo sistema de retrocarga empleando uno de los llamados "sistemas de transición", permitiendo con ello la carga por la recámara y pudiendo de este modo cuadruplicar la velocidad de tiro del infante y mejorar la precisión del arma. Este fusil y cartucho fue utilizado hasta 1870.

Si bien no puede establecerse con exactitud hasta cuando se mantuvo el uso del cartucho con fulminante incluido en el cartucho y el sistema que lo usaba separado del mismo, como vimos, se cree que aproximadamente a mediados del siglo XIX comienzan los primeros intentos en lograr cartuchos con vaina metálica.

En Europa, la posterior y lógica evolución del tipo de vaina mixta continúa hasta llegar al cartucho de vaina completamente metálica y de fuego central, luego de pasar por un largo periodo de evolución, como veremos.

Entre 1835 y 1836, según algunos autores, Casimir Lefaucheux construye en Francia, basándose en el cartucho de Pauly, una vaina de cabeza metálica en cobre y un cuerpo de papel que se encendía con la percusión de una cápsula fulminante desde el exterior, que como vimos era un sistema común en esa época.

En 1846 el armero Bernard Houllier, también francés, perfecciona este cartucho reemplazando la vaina de papel por una envoltura de cobre. El hijo de Casimiro Lefaucheux, posteriormente, incorpora al cartucho mejorado un fulminante interno sobre el cual tenía apoyado un vástago, espiga o perno ("pin" en inglés) que sobresalía al exterior y estaba dispuesto en forma radial a la vaina, casi perpendicular a la cabeza metálica. El perno o espiga era percutido por el martillo percutor que hacía explotar al fulminante ("inside pin fire") y el fuego pasaba directamente a la pólvora. Estos cartuchos también denominados "a espiga" son conocidos hasta nuestros días con el nombre de "cartuchos sistema Lefaucheux". La espiga también servía para extraer el cartucho una vez realizado el disparo. Se fabricaron cartuchos para arma corta en los calibres 5, 7, 9,12 y 15 mm y para escopeta en todos los calibres.

Este tipo de cartucho fue muy usado en Europa y en Sudamérica, incluido nuestro país, donde era bastante frecuente encontrarlo en escopetas de caza y también en revólveres y pistolas de uno y dos cañones, pero tuvo poca aceptación en el ámbito militar de los Estados Unidos.

En USA tuvo mayor aceptación una idea desarrollada en 1845 por el francés Nicolás Flobert, la cual prosperó con gran éxito como se verá.

Este inventor y armero llamado Flobert, crea en 1845 un cartucho con una vaina de cobre de pequeño longitud y aproximadamente 6 mm de diámetro (más precisamente 5,6x7 mm), que en su boca alojaba una pequeña bala de plomo esférica (posteriormente también las habría de forma cónica) con un peso variable entre 18 y 20 grains de peso (1,16 a 1,29 gramos) que en inglés recibieron la denominación de "Bulleted Caps" o sea de cápsulas fulminantes provistas de proyectil. El interior de la vaina no contenía pólvora y se utilizaba como propelente la presión de los gases que se producían cuando explotaba la sustancia fulminante, que en este pequeño cartucho se disponía en el reborde del culote, en forma de anillo (rimfire).

En julio de 1849 Flobert patenta en Francia a este cartucho totalmente metálico, que se construyeron en varios calibres y que permitía al arma ser cargada por la recámara. En su época fue muy utilizado para disparar en el interior de jardines o de salones, como diversión. También se utilizaba para practicar puntería en lugares cerrados, a corta distancia, y para la caza de pequeños animales.



Según el destacado autor Uruguayo Dr. Gonzalo Fernández, el cartucho de 6 mm Flobert en EE.UU. recibía la denominación de "B.B. Cap" de "Bulleted breech caps" con una bala esférica de 20 grains de peso (1,29 gramos) y una vaina de cobre plegada o "folded" carente de pólvora. Su designación finalmente fue la de ".22 B. B. Caps".

"Breech" en inglés se puede traducir como recámara de un arma de fuego. Por lo tanto "B. B. Caps" se podría reproducir como vainas o cápsulas fulminantes provistas de proyectil para cargar por la recámara.

A este cartucho, en ese país, Horace Smith y Daniel Wesson le alargan la vaina y se le agrega una pequeña cantidad de pólvora negra y luego semi-smokeless y una bala cilindro-ojival (o cónica) de 29 grains (1,87 gramos), recibiendo el nombre de "C. B. Cap" de "Conical bullet caps" designado finalmente como .22 C.B.Caps. siendo utilizado para tiro de salón. A la vaina del cartucho 6 mm a posteriori se le refuerza la zona de la cabeza por un casquillo de bronce y se aumenta la carga de fulminante siendo ahora denominado como "6 mm Double culat" o "6 mm Gaulois", que pareciera no tuvieron larga vida. Siguiendo al Dr. G. Fernández, vemos que al cartucho .22 C.B. Caps. con su bala de 29 grains, Smith Wesson le alargan un poco la vaina, le dejan una pequeña cantidad de pólvora negra y nace así el .22 Short "rimfire" o .22 corto. Sus dotes balísticas, pese a su pequeño calibre y velocidad (950 pies a 25 pies de la boca) lo hacen rápidamente popular motivo por el cual se fabricarían armas cortas y largas en este calibre, sufriendo posteriormente algunas modificaciones en el peso de la carga de pólvora y de la bala (27 grains y punta hueca) para hacerlo más efectivo.

Dice el mismo autor que los cartuchos Flobert en calibre 6 y 9 mm se utilizaron en armas cortas y largas de ánima lisa y que en nuestro medio se las conocía por el nombre "Montecristo". Refiere el Dr. G. Fernández que el proyectil esférico de calibre 6 mm y de 20 grains de peso podía alcanzar una velocidad inicial de 585 pies (178,3 m/s). También era común en nuestro país utilizar el cartucho 6 mm Flobert en pequeñas pistolas de un tiro conocidas popularmente como "Matagatos".

Además de munición para arma corta, especialmente pistolas monotiro, también se fabricaron cartuchos Flobert para arma larga en calibre 9 mm como ya vimos (que en verdad tenía un diámetro real algo menor para poder entrar en la recámara del arma) con base metálica y un cuerpo de papel de mayor longitud que contenía en su interior una cierta cantidad de pequeños perdigones que se utilizaban para la caza de aves menores.

Personalmente, con un rifle belga maca René Warnant de ánima lisa, que en realidad es una pequeña escopeta, y en el calibre 9 mm, en mi adolescencia pude adquirir suficiente habilidad para la caza y tiro al blanco disparando tanto con bala como con perdigones. Era para mí el arma más hermosa del mundo y así la conservo. Igual me ocurre con una pistola alemana en calibre 6 mm Flobert (5,6 mm), de líneas elegantes y nostálgica belleza, que posee un grueso cañón con un ánima en excelente estado que todavía agrupa muy bien.

Algunas vainas metálicas europeas, especialmente en Gran Bretaña, se construían arrollando una delgada lámina metálica sobre su eje de modo que sus bordes se unían fuertemente con un pegamento y luego se les adhería o soldaba una cabeza metálica o de madera y al interior se le daba una mano de barniz para impermeabilizarlo. Se les llamó vainas arrolladas o "coiled" en inglés. El cartucho .577 usado en el fusil inglés Enfield-Snider o Boxer, que mencionara supra, tenía este tipo de vaina. Este sistema no prosperó demasiado si bien fue utilizado bastante tiempo en armas militares, para caza y en algunas ametralladoras, siendo luego reemplazado por otros tipos de vainas de mayor resistencia y que se fabricaban en una única pieza y que por ello pasaron a llamarse sólidas o "solid", en inglés. Este cartucho arrollado fue también usado en la Guerra Civil Americana pero no gozó de mucho aprecio en este país.

Es de destacar que en Estados Unidos la vaina metálica fue evolucionando de manera diferente que en Europa, como podremos ver más adelante.

El mérito del cartucho de N. Flobert, el cual todavía hoy es usado en armas antiguas de ese calibre y también en algunas modernas, consiste en ser el precursor del actualmente conocidísimo cartucho .22 short (corto) de fuego anular o "rimfire", el cual fuera desarrollado en 1857 por la casa Smith Wesson en los Estados Unidos de América, pero agregándole una pequeña dosis de pólvora negra de 4 grains (igual a 0,26 gramos) y colocándole una bala de plomo de forma cónica.



Posteriormente, hacia 1870, en la misma fábrica Smith Wesson le alargan la vaina al .22 corto, le aumentan la carga de pólvora negra y nace así el calibre .22 Long o largo, hoy prácticamente fuera de uso. Se fabricaron también otros tipos de cartuchos calibre .22 rimfire pero su existencia no se prolongó hasta nuestros días.

Como las vainas de encendido anular o "rimfire" demostraron dar buenos resultados se fabricaron cartuchos de variados calibres, hasta que fueron totalmente reemplazados por los cartuchos de vainas fabricados en material más duro y de una sola pieza, quedando actualmente en uso solamente la familia de los rimfire llamados genéricamente "del .22".

Sobre esta empresa hay una historia muy interesante. La casa S W hacia el año 1856 comienza a fabricar un pequeño revolver de siete tiros en el calibre .22 Short, es el llamado Smith Wesson Model 1 con sistema de abertura "Tip Up", ya que para abrirlo la punta del cañón giraba hacia arriba. Este arma tenía de novedoso que podía cargarse el tambor por la parte posterior de los alvéolos, tal como se hace hoy día con los revólveres modernos. Ello fue posible porque los socios S W le compran a un ingeniero armero llamado Rollin White una patente que había registrado en USA el 3 de abril de 1855 y que le permitía agujerear o taladrar totalmente las recámaras de un revólver y alojar en esos agujeros el nuevo cartucho metálico del .22.

Al ser la fábrica de Smith Wesson legalmente el único dueño de este invento tenía la exclusividad de la construcción y usufructo de ese tipo de tambores para revólveres, cosa que no podía hacer ningún otro fabricante de armas de puño de esa época. Esta exclusividad la usó la firma S W hasta el año 1865, después de numerosos y largos trámites judiciales.



El éxito de ambos, arma y cartucho, es inmediato, usándose algunos de estos revólveres en la Guerra de Secesión Americana. También fue utilizado por cuantioso número de civiles. Visto las ventajas y el éxito obtenido con este arma y cartucho la misma casa construye luego ese tipo de revólveres en calibres más grandes que también fueron muy populares.

Debido a lo antes expresado, otros fabricantes de armas de puño trataron de alguna manera de burlar los derechos de la casa S W para poder aprovechar ese ingenioso sistema de carga, que fuera revolucionario para esos tiempos, y comienza la aparición de una profusa y variada cantidad de cartuchos con vainas que tenían un extraño sistema de encendido y extravagantes formas, siempre tratando de adaptarlos para la retrocarga del tambor de un revólver que usaba, obviamente, algunos de esos ingeniosos cartuchos. Como la mayoría de ellos no fueron realmente prácticos, tuvieron una efímera existencia ya que no podían competir con una empresa tan poderosa y formal como la antes mencionada SW. Podemos ver, a continuación, el esquema de algunas de estas municiones.



(Ilustración obtenida de G. Fernández. Op. cit)

Hacia 1887 fue desarrollado por la companía Stevens, según la mayoría de los autores, el cartucho .22 Long Rifle (o Largo rifle), dando comienzo con él a una familia de cartuchos en ese calibre y sistema de encendido de fuego anular, algunos de los cuales ya están desaparecidos, pero que otros hoy son utilizados en todos los países del mundo. La fábrica Winchester presentó en el año 1959 el .22 Winchester Mágnum Rimfire (WMR) conocido vulgarmente como .22 Magnum. Tiene mayor energía y potencia que el .22 LR y su vaina cilíndrica y con reborde tiene varios milímetros más de longitud que el .22 LR, no pudiéndose usar en las armas recamaradas para este último.

El calibre .22 "rimfire" ha continuado evolucionando, existiendo hoy cartuchos .22 de fuego anular con vaina agolletada, como se pueden ver en la foto de más abajo.



Se fabricaron numerosos cartuchos en este calibre pero no todos perduraron hasta nuestros días. Actualmente en el ámbito civil y en el militar se utilizan cartuchos calibre .22 en fusiles ya sea para la caza de pequeños animales (alimañas) o en fusiles de asalto. Es así que en 1950 la casa Remington de USA crea el calibre .222 Remington (ó 5,7 x 43 mm) , con una bala encamisada de unos 50 grains (3 gramos), para usar en un fusil a cerrojo de esa marca, y es el primer cartucho .22 de fuego central de EE.UU. Posteriormente la misma fábrica crea en 1958, pensando en que fuese adoptado como calibre militar, el cartucho denominado .222 Remington Magnum (ó 5,7 x 47 mm), con un 20 % más de poder que el .222 R.

La vaina, casi 4 mm más larga que el anterior, es "rimless", agolletada y de fuego central y su bala muy liviana, lo que le permite alcanzar altas velocidades y una trayectoria muy tendida a larga distancia. Es un calibre llamado alimañero o "Varmint", en inglés y también fue usado, como el .222 R, para competencias de "Bench rest". Este cartucho, que tuvo un carácter más bien experimental, finalmente no fue adoptado por el Ejército de USA.

En 1964, la misma empresa Remington efectuó algunas unas modificaciones al cartucho anterior y se erige uno nuevo, parecido, pero con una vaina casi 4 mm más corta. Es el calibre 5,56 x 45 mm conocido también como .223 Remington o 5,56 NATO ó OTAN, ya que es esta organización la que lo impone como un cartucho militar en los fusiles de asalto de casi todos los países que la integran, reemplazando al calibre 7,62 x 51 mm. Las fuerzas militares de USA lo utilizan por primera vez, para chequearlo, en la Guerra de Vietnan en 1960, con el entonces también nuevo fusil de asalto denominado M-16.



Volviendo un poco hacia atrás en el tiempo, podemos ver que durante la Guerra Civil Norteamericana o también llamada de Secesión (1861a1865) es cuando se activa e impulsa fuertemente el desarrollo de la vaina metálica en este país, hasta llegar a fabricarse algunas semejantes a las actualmente en uso, siguiendo los parámetros establecidos por Flobert, como ya vimos, en su pequeño cartucho del año 1845.

Es en este país, EE.UU., donde un destacado armero llamado Benjamín Tyler Henry continúa con el desarrollo de las vainas metálicas en cobre o bronce del tipo ?rimfire?, siguiendo el modelo de N. Flobert. Así es que en 1860 B. T. Henry presenta un cartucho de vaina totalmente metálica en calibre .44, de fuego anular, cargado con 28 grains de pólvora negra y con una bala de plomo de 200 grains de peso (recuérdese que 1 grains es igual a 64, 9 miligramos). Se lo llamó ".44 Henry Rimfire Cartridge" o sea: "Cartucho de fuego anular calibre .44 para el rifle Henry". Pero como la bala tenía la punta chata a fin de poder ser almacenado sin problemas en el cargador tubular del arma al cual estaba destinada, se lo conocía por el sobrenombre de ".44 Henry Flat" (o .44 Henry ñato) siendo su verdadera denominación completa la de .44-28-200, donde .44 es el calibre de la bala en centésimas de pulgada, 28 la carga de pólvora negra en grains y 200 el peso de la punta también en grains.

El arma que lo disparaba era un rifle a repetición que tenía el nombre de su fabricante "Henry Rifle Model 1860" (Rifle Henry Modelo 1860), con un sistema de carga a palanca y un depósito tubular ubicado debajo del cañón que permitía el alojamiento de 15 cartuchos. Algunos autores, con cierta razón, lo llaman "el fusil de asalto del siglo XIX", porque participó con bastante éxito en la guerra de Secesión Americana y con él dicen que un soldado bien instruido podía disparar hasta 60 tiros en un minuto, mientras que en igual tiempo, en los fusiles de avancarga de esa época, sólo se podían hacer de 5 a 6 disparos por minuto como máximo.

El .44 "Henry Flat" es el antecesor del actualmente muy bien conocido cartucho de fuego central llamado ".44-40 Winchester Center Fire" o .44 WCF (CF es la abreviatura de la palabra fuego central, en inglés) o en su nomenclatura completa .44-40-200, el cual fuera desarrollado y presentado en 1873 en el rifle Winchester modelo 1873. Este cartucho de fuego central (llamado así porque el mixto fulminante está colocado en el centro de la base de la vaina), con su calibre original y cargado con pólvora sin humo es todavía usado en nuestros días.

También se fabricaron cartuchos metálicos de cobre de fuego anular, siguiendo las experiencias de Henry, para la ametralladora mecánica, a manivela, Gatling modelo 1866, la cual fuera adoptada oficialmente por el Ejército de Estados Unidos prestando servicio hasta 1911.

En armas cortas se fabricaron cartuchos de este tipo pero en calibres más grandes, variando el mismo entre el calibre .50 y el .58.







Además de lo ya expuesto se fabricaron vainas metálicas para cartuchos que tenían el sistema de ignición interno o sea ubicado en el interior del cartucho ("Inside primer", en inglés), adosado a la base de la vaina y que desde el exterior no se notaba su presencia, pudiendo ser confundidos con vainas de fuego anular. Fueron usadas principalmente en cartuchos de revólveres. Hoy son piezas de colección

Otros fabricantes, en USA, utilizando vainas en cobre o bronce y de fuego anular inventaron y fabricaron otros cartuchos y armas que también permitían el fuego a repetición, tal como sucedió con el fusil creado por Christopher Miner Spencer denominado "Spencer Repeating Rifle Model 1860" que utilizaba la retrocarga y el cierre se accionaba con una palanca. Usaba un cartucho con vaina de cobre en calibre .56, de fuego anular y que permitía cargar 7 cartuchos en un cargador metálico de bronce, con forma tubular, que se alojaba en la culata del arma.

Este arma y cartucho (que si bien la vaina tenía siempre un diámetro de .56 la bala podía tener otro calibre adoptando una forma de vaina ligeramente abotellada) tuvo muy buena aceptación en su época, siendo muy apreciado durante la Guerra Civil Norteamericana y superando al fusil Henry en varios aspectos. Para este arma se inventó un sistema de porta-cargadores mediante el cual, que una vez llenados los tubos cargadores con la pertinente munición se podían transportar en un contenedor Ad Hoc, lo que permitía al soldado mantener un alto volumen de fuego por un tiempo bastante prolongado.

Para esa época fue un invento verdaderamente importante en el ámbito de las armas militares y algunos autores le otorgan más trascendencia y eficacia que al rifle Henry ya que fue el primer rifle a repetición que adoptara el Ejército de EE.UU.

Se cuenta que el presidente de USA Abraham Lincoln probó un fusil Spencer disparándolo en los jardines de la Casa Blanca acompañado del mismísimo C. Spencer, ordenando luego su adopción para algunas unidades de su Ejército, durante la mencionada Guerra Civil.



En el devenir de sus vidas, Horace Smith y Daniel Baird Wesson habían fundado en 1852 la companía "Volcanic Repeating Arms Company" donde fabricaron una pistola a repetición a palanca conocida con el nombre "Volcanic Pistol". Su característica era que tenía un cargador tubular debajo del cañón, paralelo al mismo, donde se alojaban unos cartuchos muy especiales ya que eran autopropulsados Estos cartuchos tenían una oquedad en su base donde se colocaba una pequeña cantidad de pólvora negra y un fulminante ubicado en un disco que sellaba su base. Como se puede ver en las fotografías, estas "balas cargadas" no tenían vaina. Su calibre podía ser .25 o .32. pero tenían un pobre poder y alcance. Finalmente terminaría todo en un fracaso comercial.



Un bostoniano fabricante de camisas en New York y hábil negociante llamado Oliver Fisher Winchester (1810-1880) compra a Smith Wesson, aproximadamente en 1860, la mencionada empresa y los derechos de fabricación de la pistola Volcanic y crea la empresa "New Haven Arms Company". De allí deriva, gracias a los conocimientos del ingeniero Benjamín Tyler Henry, el famoso fusil ya mencionado anteriormente que lleva su apellido. Debido a la fama y ganancias que le aporta la venta de miles de esta arma se cambia el nombre de la empresa pasando a denominarse "Winchester Repeating Arms Company".

Debido a algunos problemas mecánicos y de funcionamiento que presentaba el rifle Henry y su cartucho, O. Winchester decide mejorar el arma y lo logra gracias a los cambios que le permiten introducir una patente del armero Nelson King.

Es así que en 1866 la casa Winchester saca a la luz, con este nombre, su primer modelo de arma a repetición por el sistema de palanca y con cargador tubular situado debajo del cañón, donde podía llevar 17 cartuchos con vaina de cobre y fuego anular, cargados con pólvora negra y con una bala de plomo cilíndrica de punta aplanada y en calibre .44, igual al del Henry.

Con esta nueva arma de funcionamiento muy seguro, práctico y eficaz para la época y el cartucho antes mencionado, más el eficiente accionar de otras armas de retrocarga que permitían repetir el disparo rápidamente se puede decir que así nace, en Estados Unidos, la nueva era del fuego a repetición.




modelo .300 winchester moderno 

Para destacar la popularidad del calibre .44-40 WCF en esa época de la historia de los EE.UU, viene bien mencionar que la casa Colt en 1878 fabrica un revólver de Acción Simple en ese popular calibre. Se pueden unir, de este modo, un arma larga y una corta utilizando un cartucho de igual calibre, con la indudable ventaja logística que significaba para los colonos y cazadores de esa época.



Este fusil o rifle modelo 1866 a repetición (ya que para los anglosajones la palabra "rifle" reemplaza al término "fusil") fue utilizado por algunos cuerpos de infantería del Ejército de los Estados Unidos casi al final de la Guerra de Secesión (1861-1865) con gran éxito, siendo conocido con el sobrenombre de muchacho rubio ("Yellow Boy", en inglés) por su armadura de latón dorada. Otros países de la época, viendo sus bondades, lo adoptan como arma reglamentaria, tal como Turquía, que le permite derrotar a Rusia en la guerra Ruso-Turca en la batalla de Plevna en 1877 gracias, entre otros factores, al fuego a repetición que permitía el Winchester Modelo 1866.

Este acontecimiento es lo que despierta el interés de todas las potencias mundiales de esa época sobre la importancia y valor estratégico de las armas de retrocarga a repetición, utilizando el cartucho totalmente metálico.

Será después de la Guerra Secesión de EE.UU. que comienzan a desarrollarse y a progresar nuevos diseños de cartuchos. Entre 1860 y 1865 se desarrolla el sistema de encendido central (Center Fire) o "ignición externa", ("Outside primer", en inglés) lo que significó una mejora y perfeccionamiento de los cartuchos con vaina metálica, las que en un principio tenían un cuerpo cilíndrico o cilindro-cónico de bordes rectos.

En Europa a los rifles militares monotiro le siguen en evolución otros, como por ejemplo los rifles a repetición "a corredera" también llamados a "bomba" o a "trombón", utilizando cargadores tubulares que estaban ubicados debajo del cañón. Este mecanismo sería luego usado profusamente en USA en la construcción de escopetas a repetición también llamadas a corredera o a bomba.

Muchos países, en Europa y luego en EEUU, para no realizar grandes gastos reemplazando el viejo armamento de las tropas de infantería (fusiles), utilizaron en los fusiles de avancarga algunos sistemas precarios de retrocarga para adecuarlos al nuevo cartucho de fuego central. Para ello usaron ciertos sistemas o mecanismos que eran comunes en esos tiempos y se crearon así fusiles de retrocarga que se llamaron "de transición". Se transformaban cortando la parte correspondiente a la recámara y adaptando en ese lugar algún sistema de cierre como los antes mencionados, pero que no dejaron de tener algunos inconvenientes difíciles de solucionar.

El armero prusiano Johann Nikolaus von Dreyse inventa en 1836 un fusil a cerrojo llamado "de aguja" (porque una larga aguja percutora debía golpear el fulminante colocado en el medio de la carga de pólvora negra, dentro de la vaina) que permite la retrocarga con facilidad. Luego de ser mejorado en algunos aspectos es adoptado por el ejército prusiano en 1841, en calibre 15,4 mm. Fue un gran avance en el campo de las armas de fuego, pues permitía una cadencia o velocidad de tiro de 7 disparos por minuto, tenía una aceptable precisión y el soldado no debía pararse para cargar el arma lo que le impedía al enemigo tomarlo fácilmente como blanco.



Pero continuando con la evolución de la vaina vemos que ello se acompaña con el desarrollo de nuevas armas de fuego en el campo militar, y cuando ésta ya es metálica para todas las armas de fuego, finalmente todos los sistemas de disparo provisorios o "de transición" de los primeros fusiles a retrocarga fueron superados y reemplazados por el sistema de retrocarga con cierre a cerrojo. En el desarrollo y mejora de éste trabajaron importantes armeros de la época en varios países, de manera casi simultánea, como Ferdinand von Mannlicher, Vetterli, Nagant, Fruwirth y los hermanos Mauser, entre otros.

Los hermanos Paul y Wilhelm Mauser, casi a finales del siglo XIX, siguiendo el camino que marcara von Dreyse crean un sistema de cerrojo muy mejorado que es aplicado en el Mauser Modelo 1871 monotiro, que usando un cartucho con pólvora negra de fuego central con "Base A", en calibre 11mm, es el primero de la familia Mauser que aparece en el año 1872.

Posteriormente este fusil es modificado para aparecer en 1884 el primer fusil Mauser a repetición, el Modelo 1871/84, derivado del anterior y con igual calibre, que en un cargador tubular debajo del cañón podía almacenar 8 cartuchos más uno en la recámara. Este fusil fue adoptado por varios países y comienza así la preponderancia de los fusiles Mauser de repetición a cerrojo en los escenarios bélicos de todo el mundo.

Queda así demostrado de manera harto evidente con los fusiles Mauser la superioridad del sistema del cierre a cerrojo (en especial los fabricados por esta empresa) sobre otros sistemas que se usaron hasta esos tiempos, lo que obligó a otras potencias de la época a modificar el armamento del soldado de infantería. Finalmente, fueron estos fusiles Mauser los que mejor se adaptaron a las exigencias del medio militar superando a otros sistemas de repetición a cerrojo.

Con la aparición en Francia en 1885 del nuevo propelente químico, para algunos mal llamados "pólvora sin humo" o "blanca", comienza a adoptarse la forma agolletada de las vainas o sea de presentar un estrechamiento entre el cuerpo y el cuello (junto con las balas encamisadas) para que puedan adaptarse de forma casi generalizada a las modernas pólvoras sin humo, aumentar la carga de pólvora sin modificar el calibre original del arma y adecuarse, en general, a los nuevos sistemas de armas que ahora, en forma sostenida, comienzan a evolucionar de manera manifiesta.

Creo pertinente aclarar que las vainas de cuerpo agolletadas o abotelladas ya habían aparecido en cartuchos con pólvora negra bastante tiempo antes, aproximadamente en 1880, pero la característica de la zona estrechada o agolletada era, en estos antiguos cartuchos, la de estar cerca de la mitad de la vaina o en la base del 1/3 anterior de la misma, lo que la obligaba a tener un cuello más largo que las vainas actuales. Esto se puede apreciar fácilmente en la fotografía del cartucho Remington Rolling Block, que se muestra más adelante.

A partir de 1892, según algunos autores, y para favorecer a las armas a repetición automáticas comienzan a cambiarse las vainas "rimmed" por vainas "rimless".

Las mejoras en las nuevas armas de fuego que se adaptaban al tiro a repetición (fusiles) y automático (ametralladoras) desde el comienzo del siglo XX, hicieron necesarias vainas de fácil extracción, de material elástico pero resistente, bien adaptadas a las presiones desarrolladas por la pólvora sin humo y fáciles de producir en masa, para permitir con las nuevas técnicas y avances de la metalurgia un más fácil y rápido municionamiento de los ejércitos en guerra. Las vainas ya se presentaban con las características de forma y diseño semejantes a las actuales.

El agolletamiento en las vainas metálicas más modernas se acercaba cada vez más a la boca de la vaina haciéndose los hombros cada vez más rectos y poco inclinados, lo que era necesario para permitir una mayor carga de pólvora sin humo y además favorecer su asentamiento o alojamiento en la recámara del arma. La mayoría de las vainas de fusiles se fabricaban ya con el cuerpo cilindro-cónico, que favorecen la extracción luego del disparo, y una cabeza sin reborde ("Rimless") y con un surco de extracción o también llamada acanaladura.

En 1872 el gobierno Argentino adquiere fusiles y tercerolas Remington Modelo 1866, al cual nuestro ejército adoptaría posteriormente como arma reglamentaria recién en 1873, y al que luego se le apodara "Modelo Patria".

El fusil "Remington Rolling Block Modelo 1879" es el primer fusil reglamentario del Ejército Nacional, el cual fuera utilizado en la Campaña al Desierto encabezada por el General Roca, entre otras contiendas. Su cartucho de vaina totalmente metálica, con reborde y agolletada, llenado con pólvora negra, era de calibre 11,15 x 58 R, el cual fue también conocido como .43 Spanish. Fue reemplazado al poco tiempo por el fusil Máuser 1891, en el calibre más moderno denominado 7,65 x 54 mm.



A finales del siglo XIX, precisamente el 29 de septiembre de 1890, una comisión del Superior Gobierno de la Nación Argentina decide adoptar como arma larga de uso reglamentario para el Ejército Argentino (en reemplazo del fusil Remington sistema "Rolling Block" en calibre 11 mm y de pólvora negra, que fuera adoptado entre 1876 y 1879) al fusil a cerrojo Mauser "Modelo Argentino 1891", en calibre 7,65 x 54 mm (copia de un modelo Mauser diseñado para Turquía), y que terminó llamándose 7,65 mm Argentino, entre otras denominaciones, siendo el nuestro país uno de los primeros del mundo en tener un Ejército equipado con armamento tan innovador y reciente.





  • Más tarde, en 1910, este fusil fue reemplazado por el "Mauser Modelo Argentino 1909" en el mismo calibre, el que presentaba en su cerrojo y en el cartucho (especialmente en el diseño de la bala) algunas mejoras que lo diferencian del modelo antes mencionado.

    La cabeza de la vaina de este cartucho no tiene reborde ("Rimless") pero si el surco de extracción que permite usar una especie de sujetador o lámina metálica llamado "clip" donde se pueden colocar 5 cartuchos superpuestos. Con este ingenio se puede llenar rápidamente el almacén cargador del fusil y la cadencia de tiro. Ello se hace colocándolo perpendicularmente en una ranura que se halla en la parte superior del arma y empujando hacia abajo los cartuchos con el pulgar de una mano.

    Se puede considerar al fusil Mauser Modelo Argentino 1909 como un descendiente directo del fusil Alemán modelo 1898, también denominado "Gewehr 98". Al igual que el fusil Mauser Argentino M. 1909, el Gewehr 98 también se fabricaba en una versión más corta que recibía el nombre de carabina.


    Del fusil Mauser Modelo Argentino 1909 también se fabricó la versión carabina. El cañón fue construido con acero al volframio.
  • El cerrojo puede cerrarse con el depósito vacío (en los otros modelos debe bajarse la teja elevadora con la mano para poder cerrar el cerrojo).
  •  
  • Se modificó el retén de la base del depósito, para que no pueda abrirse ante una caída accidental o mal uso.
  • La necesidad de realizar dos movimientos para abrir la base del depósito, en lugar de uno solo.
  •  
  • Modificación del alza, estando su corredera fijada para la distancia menor (300 metros), de tal modo que no pueda levantarse.
  •  
  • El resorte en "W" de la teja elevadora quedó sujeto a la base del depósito, para evitar que se caiga cuando se abre.

Argentino

El fusil Mauser Modelo Argentino 1909 fue a su vez reemplazado entre 1950/54 por el "Fusil Automatique Lèger" o "Fusil Automático Liviano" (FAL) en calibre 7,62 x 51 mm, también conocido como 7,62 mm Nato el cual todavía está en servicio activo en nuestras FF.AA. y FF.SS.



Después de utilizar por muchos años en fusiles militares a cerrojo los cartuchos metálicos agolletados y de gran potencia que permitían hacer blanco con facilidad a más de 500 metros con una mira telescópica (tales como el americano 30-06 Springfield y el 7,92 alemán), con el paso del tiempo la longitud de la vaina metálica se fue acortando para facilitar su uso en los ahora modernos fusiles llamados "fusiles de asalto" ("Asault Weapon", en inglés), útiles tanto para el tiro automático como para el semiautomático, con una nueva concepción de la utilidad táctica del arma ya que se consideraba ahora suficiente un fusil más corto y más liviano con el cual se pudiere hacer blanco a una distancia de 400 metros, haciendo aparición este tipo de arma por primera vez en el campo de combate durante la 2º Guerra Mundial.

La primera arma con estas características fue de origen alemán, y se la denominó "Sturmgewehr Modello 1944" (o Fusil de Asalto Modelo 1944) utilizándose también la abreviatura "StG 44", y además fue desarrollado especialmente para él, en Alemania, el cartucho 7,92 x 33 mm "Kurtz" (o corto), ya que el mismo nació de acortar en una pulgada (25,4 mm.) la vaina del cartucho del fusil a cerrojo de uso reglamentario en el Ejército Alemán, o sea el cartucho del Mauser K-98 en calibre 7,92 x 57 mm Mauser.



La nueva arma tenía un cargador removible con capacidad para 15 cartuchos, superando por su diseño, funcionalidad y tipo de construcción a todos los fusiles a repetición en uso hasta ese momento. Se lo plantea y comienza a fabricar en Alemania por el año 1938 y al cartucho antes mencionado en1942. Diversas circunstancias demoraron la aparición del novísimo fusil de asalto en el campo de combate, adonde se lo ve prácticamente a finales de la II Guerra Mundial.

Se logró así, con el StG 44, un arma verdaderamente revolucionaria, más fácil y rápida de fabricar, ya que se utilizó la chapa estampada en gran parte del mismo y muchas de ellas unidas con soldadura eléctrica (debido a la escasez de material en plena IIGM). Siendo más corta y de menor peso que el fusil le permitía al soldado llevar una mayor cantidad de cartuchos del nuevo tipo en el cargador del arma (y en las cartucheras), pudiéndose disparar con él ráfagas más controlables por su menor retroceso y también aumentar la posibilidad de dar en el blanco por la menor reelevación de la boca de fuego durante el disparo automático.

Este fusil marcó el comienzo de una nueva era en el armamento para el soldado de infantería: la del fusil de asalto moderno, la cual todavía no termina de evolucionar.

Para muchos autores, el famoso fusil ruso AK-47 en calibre 7,62 x 39 mm, es descendiente directo del StG 44.

Igual proceso de acortamiento, pero de 12 mm, sufrió en 1952 la vaina del cartucho 30-06 Springfield (7,62 x 63 mm) reglamentario en los fusiles del Ejército de los Estados Unidos (y todavía en uso en muchos fusiles de caza), para dar origen al calibre 7,62 mm Nato ó 7,62 x 51 mm, que es usado como reglamentario en nuestro país, entre otras armas, en el fusil FAL, siendo también conocido este calibre en el ambiente deportivo como .308 Winchester.



Las fábricas de municiones de todo el mundo hacen uso de todos los recursos que les proporciona la tecnología y la innovadora metalurgia moderna en la confección de las vainas metálicas para hacerlas más eficientes y adaptadas al esfuerzo que requieren los conflictos armados modernos. El combate contra la humedad de la pólvora dentro del cartucho y del fulminante, la protección anticorrosión de la vaina, entre otros aspectos, hace que cada día sea posible obtener mejores cartuchos y mejor balística, que también se utilizan para el tiro y la caza deportiva.

La estructura de la vaina varía, como afirma el Dr. Gonzalo Fernández en su obra "Los proyectiles y sus efectos" (que además utilicé para confeccionar la mayor parte de esta monografía), según las diversas partes de la misma:

1) La cabeza debe ser fuerte y dura para soportar la elevada presión de la carga de pólvora al deflagrar. El reborde debe ser fuerte y no romperse por la acción del extractor.

2) El cuerpo debe tener un espesor, maleabilidad y resistencia variable según las partes de la vaina: más grueso a nivel de la cabeza y la base y más resistente a nivel del hombro y cuello, que son las zonas donde más frecuentemente se suelen producir roturas o fisuras.

3) A nivel del cuello el espesor de la pared disminuye, haciéndose más delgada. Para lograr esta constitución de la vainas, las mismas deben ser sometidas a múltiples y cuidadosos templados, y a veces el cuello de la vaina recibe un templado especial para aumentar su resistencia.

En la constitución de la vaina se usa habitualmente una aleación de metales conocido como "latón militar" o "Tumbaga", en cuya formación interviene el cobre (70 partes) y zinc (30 partes), pudiendo llevar unas pequeñas cantidades de hierro y plomo. Los porcentajes de cobre y zinc pueden variar de un país a otro, pero en general se mantiene un porcentaje similar al "latón militar". También se utilizaron otros metales como ser acero, hierro, bronce, aluminio y plomo, entre otros.

El cartucho metálico y de fuego central, cargado con pólvora sin humo y con todas las mejoras mencionadas, permite también un considerable adelanto en el desarrollo de la pistola semiautomática, haciendo que su funcionamiento sea más confiable, verdaderamente práctico, seguro y eficaz. Si hablamos de la pistola semiautomática, ella hace su aparición en el escenario del mundo a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, llegando a eclipsar con el paso del tiempo el uso del revólver de doble acción, tanto en el campo militar como en el policial, pero sin llegar a hacerlo desaparecer definitivamente.

Se considera a la pistola diseñada por Hugo Borchardt como la primera pistola semiautomática exitosa que despierta confianza en el ámbito militar, haciéndose prontamente conocida en todo el mundo. Fue presentada al público en general en 1893, y utilizaba un cartucho agolletado (llamado vulgarmente tipo botellita o "Bottle-necked", en inglés) en calibre 7,65 x 25 mm Borchardt, con pólvora sin humo y de fuego central, al cual se lo colocaba en un cargador extraíble y ubicado en la empuñadura, con capacidad para 7 cartuchos. Esta pistola fue fabricada por la companía Ludwig Loewe Company de Berlín, Alemania, y hoy es considerada una preciosa pieza de colección.

Un dato interesante sobre este arma es que Georg Luger estudió el diseño de Borchardt y desarrolló la pistola Luger Parabellum a finales de 1890.

La pistola semiautomática, para muchos, no cesó de evolucionar hasta la actualidad.



La forma de la vaina de algunos cartuchos no tuvieron las clásicas características antes descriptas. Se puede mencionar dentro de estas excepciones a las vainas de forma triangular "Dardick" diseñadas en 1958 por David Dardick en USA, que primeramente se fabricaron en aluminio y posteriormente en un plástico especial. El mencionado fabricante desarrolló varias pistolas que usaban esta vaina triangular, en varios calibres, pero armas y cartuchos no tuvieron el éxito esperado. También se los conoce con el nombre "TROUND" que es la contracción de "TRiangular" y "ROUND" (cartucho, en inglés), o sea: cartucho triangular.



(http://www.telecable.es/personales/maclantaron/articulos/cartucho.htm)pra  voce aldo mariangel de brasilia 

Por último me falta mencionar que se habían fabricado con anterioridad cartuchos sin vaina, habiéndose ensayado con ellos hacia 1848, siendo tal vez los más conocido los ya mencionados denominados "Volcanic", abandonándose este sistema hacia 1880.

Pero en 1983, la casa Heckler Koch de Alemania, y siguiendo el plan de la búsqueda del "Fusil de Combate Avanzado" y aparentemente destinado a los países miembros de la OTAN, crea un futurístico fusil llamado H K "G-11" y la fábrica Dynamit Nobel desarrolla una nueva munición sin vaina llamado cartucho combustible destinado a ser usado en este, para entonces, desconocido fusil. Pero pareciera que ambos, arma y munición, presentaron problemas que parecen no haber sido resueltos todavía como para ser usado en el ámbito militar.



Clasificación de las vainas metálicas

1) Según el material con que está construida

2) Por la forma del cuerpo

3) Por la forma del hombro

4) Por el largo del cuello

5) Por la forma de la cabeza

6) Por la forma de construcción de la cabeza

7) Por la forma de la base o culote

8) Por la ubicación del sistema de encendido

9) Según el tipo de arma destinada

Veamos a cada una:

1) Según el material con que está construida

a- Metal (hierro, cobre, aluminio, etc.)

b- Aleación de metales (bronce, latón militar.)

c- Papel

d- Cartón

e- Plástico

f- Mixto (escopeta)



2) Por la forma del cuerpo

A)- Sin Gollete:

1) Cilíndrica, de bordes rectos (pólvora negra)

2) Cónica, de bordes rectos

3) Cilindro - cónica (antiguas, pero de uso actual)

B)- Con Gollete:

1- Cilíndrica agolletada

2- Cónica agolletada

Gollete: estrechamiento de la vaina próximo a la boca que produce una disminución del diámetro del cuello con respecto al cuerpo. De allí proviene el término "agolletada". A este tipo de vainas también se las conoce como "abotelladas" o en "botellita".

 estos son cartuchos especiales con clavos humanitarios para delincuentes locales 




Hombro: recibe esta denominación la parte estrechada o agolletada del cuerpo de la vaina que se une con el cuello. También recibe el nombre de "gola".

4) Por el largo del cuello

1) Más corto

2) Más largo

Cuello: región cilíndrica circundante a la boca de la vaina, cuyo diámetro depende del calibre. En la boca de la misma, va colocada la bala. En las vainas no agolletadas es la parte que rodea a la bala.

Boca de la vaina: parte delantera de la vaina por la cual se introduce la carga de pólvora y también la bala, y mediante el cierre o "crimp" (en inglés) de la misma se mantiene la unidad del conjunto.

5) Por la forma de la cabeza

1) Con reborde o pestaña (RIM): ("RIMMED" en inglés o "RAND" en Alemán. Se abrevia: R)

2) Sin reborde: (RIMLESS)

3) Con reborde reducido: (REDUCED RIM)

4) Con surco de extracción: (GROOVE)

5) Sin surco de extracción: (GROOVELESS)

6) Sin reborde y sin surco: (RIMLESS GROOVELESS)

7) Sin reborde, con surco y cinturón (BELTED)





Reduced Rim (con reborde reducido o rebatido) / 6) Belted (con cinturón)

Reborde: margen, pestaña o saliente que en forma de anillo saliente sobrepasa el diámetro de la circunferencia de la cabeza del cartucho y del cuerpo de la vaina. Cumple con la función de permitir su fijación en la recámara del arma y de favorecer su extracción después del disparo, como sucede en el revólver. En inglés se llama ?Rimmed? y se abrevia R, colocando esta letra al final de la denominación del calibre. De uso común en cartuchos para revólveres y escopetas de caza. Las vainas ?Rimless? también poseen reborde, pero el diámetro de éste es igual al diámetro mayor de la vaina.

Rand: palabra alemana que es igual a reborde (o pestaña). Término de uso frecuente en países europeos. Se abrevia R, igual que en inglés, y se utiliza de igual forma. Ej.: .303 British R.

Surco de extracción: ranura o surco de profundidad variable, ubicada por lo general en la base de la vaina y por delante del reborde, que se utiliza para facilitar la extracción de la vaina luego del disparo. Su presencia se hace prácticamente indispensable para el tiro en ráfaga en las ametralladoras, pistolas ametralladoras y fusiles de asalto automáticos y semiautomáticos. También se usa en las pistolas semiautomáticas.

Belted: son vainas que tiene un engrosamiento en forma de cinturón o reborde por delante del surco de extracción. Es característico de algunos cartuchos Mágnum para caza de grandes animales. Proviene del inglés ?Belt?, que significa cinturón.

Ejemplos de calibres por la forma de la cabeza:
(Ver según el punto 5)

1) .22 LR, .32 SW Long, .38 SW SPL., 357 Magnum, .44-40 WCF.

2) 9 mm Parabellum, .45 ACP, 30-30 WCF, .380 ACP.

3) Fuera de uso.

4) .25 ACP, .32 ACP.

5) Fuera de uso. Fue utilizado en fusiles de caza mayor.

6) Actualmente en uso en fusiles de caza mayor, con poderosas cargas de pólvora. Son, en general, cartuchos Mágnum. Ej: .375 Holland Holland Magnum.

6) Por el tipo de construcción de la cabeza

1) Plegadas("Folded", en inglés. Sólo usadas en calibres .22 Rimfire)

2) Sólidas (?Solid?, en inglés. Son actuales)



la pólvora negra En ella se encuentran: 1) la base con 2) el orificio para el fulminante; 3) el reborde o pestaña y 4) el surco de extracción 5) diversas inscripciones de l fabricante, como el calibre, año, etc.

7) Por la forma de la base o culote

1) Plana (modernas)

2) Convexa (antigua)

3) Base Mauser "A" (antigua)

4) Chanfleada (antigua)

Base o culote: parte posterior y base de la cabeza de la vaina, generalmente plana en los cartuchos modernos, donde está colocado el fulminante en su alojamiento. Generalmente se coloca en ella inscripciones o números que señalan el calibre, origen, año de fabricación, etc.



1- Cartucho de fuego anular: se denomina así cuando la sustancia iniciadora o fulminante se halla distribuida en el margen del culote, como si fuera un anillo (proviene del latín "Annulus" = anillo). Son de este tipo la mayoría de los cartuchos calibre .22. (RF o Rim Fire, en inglés?.

RIM: (significa borde en inglés). La características de estas vainas es que deben estar fabricadas en un metal blando que permita fácilmente la percusión y estallido de la sustancia iniciadora contenida en el interior del reborde. Ej.: el cartucho .22 LR.

2- Cartucho de fuego radial de Lefaucheux (PIN FIRE): ya visto

3- Cartucho de fuego central: se llama así cuando el sistema de ignición externa (fulminante) está colocado en el centro de la base o culote de la vaina. (CF o "Center Fire", en inglés). Las vainas de fuego central a su vez se pueden clasificar según la ubicación del fulminante a) en el exterior de la base (?Outside primer?, en inglés) o b) en el interior de la misma ("Inside primer").



(Tomado de: G. Fernández. Op. cit.)

9) Según a la clase de arma destinada

1) Para armas cortas o de puño

2) Para armas largas

3) De uso combinado

Existen algunas vainas que están destinadas a ser utilizadas en determinadas armas. Por ejemplo: las vainas de fuego central con reborde y cilíndricas o cilindro-cónicas son usadas en revólveres y escopetas (en estas últimas se usan generalmente vainas mixtas o sea con una base metálica y un cuerpo plástico o de cartón). También ellos pueden usados en armas largas de uno o dos cañones estriados, como son los fusiles para caza de grandes animales. En pistolas monotiros de precisión en calibre .22 LR es habitual este tipo de vaina y calibre.

En pistolas automáticas, fusiles automáticos y semiautomáticos y en ametralladoras, generalmente se utilizan vainas de fuego central sin reborde, con surco de extracción y de cuerpo cilíndrico y agolletadas que favorecen el automatismo y la extracción de la vaina servida.

Es de destacar que siempre existen excepciones a lo antes expuesto. Es así que podemos ver revólveres que utilizan cartuchos sin reborde y con surco de extracción, como son aquellos adaptados para cartuchos en calibre 9mm Parabellum o el .45 ACP y también existen pistolas automáticas que utilizan cartuchos con vaina que tienen semireborde, tales como las calibres .32 ACP (7,65 mm) y .25 ACP (6,35 mm). También existen fusiles y ametralladoras (generalmente de origen inglés) que usan munición con reborde, cuerpo cilíndrico y agolletado sin surco de extracción, como son las armas que usan al cartucho calibre .303 British (calibre 0,311 pulgadas o 7,70 x 56 mm R). Fusiles en este calibre y con este tipo de vaina son usados todavía en la actualidad, tanto con fines militares (cada vez menos) como para la caza de animales de mediano tamaño.



                                                                     A:VOLPE ALEJANDRO , DIEZ MONIC, A, ALDO MARIANGEL,CESAR NEGRI, DANIEL ABACA Y A PERITO MECANICOS ARMEROS Y LIC, EN BALISTICAS 
"Los proyectiles y sus efectos". Tomos I,II,III y IV. Centro Militar. 1962,1963,1963 y 1964 respectivamente. Montevideo.

DOMENECH A.: "Segundo manual argentino de recarga de cartuchos metálicos". Armas Mágnum. 2004. Bs.As.

De FLORENTIS G.: "Historia de la pistola". Editorial de Vecchi.1974. Barcelona.

FRISCHLER K.: "Historia de las armas prodigiosas". Ediciones Martínez Roca S. A. 1969. Barcelona

WIKIPEDIA. La enciclopedia libre.

WILKINSON F.: "The illustrated book of pistols". Optimun Books.1979. England.

BARNES F.C.: "Cartridges of the world?. 8 th edition. Frank C. Barnes and Krause Publication. 1997. USA.

La importancia práctica del peso y forma de la bala

La densidad seccional y el coeficiente balístico

Muchos tiradores, especialmente con arma larga, aprenden con la práctica que la eficacia de sus disparos para la caza de animales o para el tiro al blanco, primordialmente a grandes distancias, depende de la adecuada combinación del tipo y cantidad de pólvora, del tipo de punta empleada, de su forma y de su peso.

Estos conocimientos que muchos lo obtienen con la experiencia que da la práctica habitual del tiro con un arma larga (experiencia que, dicen, es la madre de la sabiduría), pueden aplicarse también a las armas de puño, y los factores partícipes en este caso, a los cuales quiero destacar, se conocen en Balística como densidad seccional y coeficiente balístico.

Densidad seccional -DS- (Sectional density -SD-)

Se puede decir que la densidad seccional o densidad de sección (DS), es el resultado de comparar el peso de la bala con el diámetro de la misma (o calibre).

Puede calcularse, en la práctica, dividiendo el peso de la bala en grains por el mayor diámetro de sección recta de la bala, en fracciones de pulgadas, elevado al cuadrado:



7000 es la cantidad de grains o granos que se hallan en una libra inglesa de plomo (453,69 gramos).

Como el resultado de esta fórmula se expresa en grains/pulgada² con una cifra que lleva un cero seguido de un punto (Ej.: 0.180), en la práctica se puede reemplazar, como hacen los americanos, por una cifra precedida sólo por el punto, sin el cero, como se puede ver en los ejemplos citados más adelante. Según otros autores también se pueden utilizar otras fórmulas, pero para hacerlo sencillo no las mencionaré.

Mientras más alto sea el cociente de esta fórmula, mejor será la DS del proyectil y mayor la capacidad de mantener su velocidad en el aire (no a hacerlo más veloz) por tener una masa (o peso) elevada, lo que le ayuda a superar con más facilidad la resistencia del aire, y en consecuencia, aumentará también la capacidad de penetración que tendrá el mismo en los tejidos de un determinado animal. Ello coincide en que mientras más grande y resistente sea el animal, mayor será el peso y diámetro (o calibre) de la bala o punta elegida.

O sea que la DS está relacionada principalmente con la capacidad de penetración del proyectil, sin tener aquí importancia la forma de la bala.

Según monica die, aldo mariangel , alejandro volpe , "la penetración es mayor en los proyectiles de elevada DS; y ellos son, por otra parte, los que pierden menos velocidad en la trayectoria; cuanto más pesada es la bala y menor su diámetro, mayor será la DS, y viceversa, es menor en las cortas y gruesas".

En la caza de animales medianos y grandes, especialmente en aquellos de piel muy dura, una DS alta favorece la penetración del proyectil y por lo tanto una mayor profundidad de la herida, aumentando así la probabilidad de alcanzar órganos importantes u otras estructuras anatómicas que contribuirán a una rápida incapacitación o derrumbamiento del animal. En este tipo de caza mayor los disparos generalmente no se hacen a gran distancia, pero cuando ello es necesario, la bala de mayor peso también conservará mayor cantidad de energía que una más liviana (lo que se llama velocidad residual), independientemente del comportamiento que manifieste el proyectil al impactar contra el blanco vivo.

Esta parte de la balística es conocida como balística de efectos o balística terminal.

Dice : alejandro volpe , monica die , aldo marioangel  "una DS por encima de 200 grains/pulgada², corresponde al peso ideal para la caza mayor, y sus velocidades no excederán de 3200 pies para cargas de presión comparable".

La DS se mantiene igual para todos aquellos proyectiles de un mismo peso y calibre, sin importar la forma del mismo, como ya dijera, lo cual es importante cuando se quieren comparar balas para fusiles que se usarán para la caza de animales o para el tiro deportivo.

Por ejemplo, si tenemos dos balas del mismo calibre y longitud pero una es de madera y la otra de acero, la segunda tendrá una DS mayor que la primera por tener un peso mayor (o mejor dicho una masa mayor, ya que en la práctica ambos valores son equivalentes). La bala de madera no solamente perderá velocidad y energía cinética más rápidamente que la de acero, sino que además tendrá una menor capacidad de penetración, o bien será nula según el medio que se considere para que actúe. O sea que la DS tiene, evidentemente, influencia sobre el efecto del proyectil.

En las antiguas armas de avancarga, si se quería aumentar la DS de las balas esféricas de plomo, generalmente había que aumentar su diámetro, o sea el calibre. En las balas modernas que poseen un cuerpo de forma cilíndrico, si se quiere aumentar el peso, o sea la DS, sin alterar el calibre, se las hace más alargadas, pero conservando igual el calibre o diámetro.


 Como la DS influye sobre el peso y la velocidad, tenemos que proyectiles con la DS más alta tienen trayectorias más tendidas o chatas, ya que pierde menos velocidad durante su volido, según una determinada velocidad inicial, siendo ésta menor a mayor DS en balas con igual diseño. Pero una DS elevada también hace que la bala sea menos afectada por la acción desfavorable del viento y por lo tanto que conserve mayor velocidad remanente y energía cinética al momento del impacto.

Muchos cazadores que durante años han utilizado en sus prácticas cinegéticas cartuchos de diferentes calibres con puntas de diferentes pesos, pudieron llegar a la conclusión de cuales eran los límites de la DS que ofrecía mejores resultados para determinados tipos de animales, teniendo en cuenta su talla, peso, la dureza de su piel, la de sus tejidos y la resistencia natural del animal. En base a estas numerosas experiencias cinegéticas se llegó a algunas conclusiones, en general aceptadas por la mayoría de los cazadores, sobre los valores óptimos de la DS según el tipo de animal elegido, con el objeto de poder adoptar un tipo o peso estándar de una bala que realizara mejor su trabajo de incapacitar o matar más rápidamente al animal, para no producir en ella un sufrimiento inútil y absurdo.

Es de este modo que para pequeños animales es deseable una DS de .180, valor muy considerado por los cazadores conocidos como ?Varminters?. Este término es de origen anglosajón y proviene de Varmint hunting, designándose así, en USA., a la caza deportiva con pequeños y veloces calibres y a gran distancia, de pequeños mamíferos que son considerados plagas, en inglés conocidos como: vermin, varmint o varmit. Ej.: conejos, ratas, perros de las praderas de los EE. UU., etc.

Se pueden dar varios ejemplos sobre la variación de la DS de los calibres más conocidos utilizados para la caza, a efectos de ilustrar al lector.

Para animales de talla media una DS entre .200 y .230; para grandes animales una DS entre .270 y .280, y paraanimales muy resistentes una DS de .300 o mayor.

Como verá en el listado que sigue, aquí la DS está, en promedio, por arriba de .237, lo que es apto para la caza de animales de talla media:

.243" (6mm) 90 grain, SD .218

.243" (6mm) 100 grain, SD .242

.264" (6.5mm) 120 grain, SD .247

.308" (.30) 150 grain, SD .226

.308" (.30) 165 grain, SD .248

.338" (.338) 200 grain, SD .250

.358" (.35) 200 grain, SD .223 
Para animales más grandes es aconsejable una DS por arriba de .270, y las balas abajo mencionadas tienen en promedio .279, y con ellas se ha comprobado que se obtiene una buena penetración en el animal:

.264" (6.5mm) 140 grain, SD .287

.308" (.30) 180 grain, SD .271

.338" (.338) 225 grain, SD .281

.358" (.35) 250 grain, SD .279

.375" (.375) 270 grain, SD .274

.458" (.45) 400 grain, SD .272

Según algunos autores se ha comprobado que una DS por encima de .300 es aconsejable para la caza de animales de peso máximo, para lo cual también deben utilizarse calibres grandes, a fin de obtener una mayor y mejor penetración.

.264" (6.5mm) 160 grain, SD .328

.308" (.30) 200 grain, SD .301

.308" (.30) 220 grain, SD .331

.338" (.338) 250 grain, SD .313

.375" (.375) 300 grain, SD .305

.416" (.416) 400 grain, SD .330

.458" (.45) 500 grain, SD .341

Puede verse aquí como un cartucho de calibre pequeño como el 6,5 mm (en milésimas de pulgadas se expresa .264, y no son necesarias las comillas finales), por su DS (debido al peso de la punta) se halla junto a otros grandes calibres como son el .375, .416 ó .458, lo que explica las variadas aplicaciones del mismo.

Este concepto de la utilidad de la DS en los proyectiles de armas largas también se puede aplicar en las armas de puño cuando se dispara contra seres humanos. A mayor DS en una bala de arma corta, mayor cantidad de energía cinética para ceder a los tejidos, aumentando con ello la posibilidad de alcanzar el proyectil una mayor profundidad de penetración y ampliar el volumen de tejidos vulnerados. Pero la penetración debe hallarse dentro de ciertos límites mínimos y máximos, tal como afirman numerosos autores y se comprueba en la práctica.

Con respecto a los animales, algunos cazadores prefieren que el proyectil traspase a la pieza elegida, obteniéndose con ellos algunos beneficios.

La DS es un factor importante para lograr una rápida incapacitación de un individuo durante un tiroteo (pero no el único). Este efecto de incapacitación inmediata es lo que yo denomino "Efecto Derrumbamiento", el cual tiene sus características particulares, tal como explico en mi libro "La incapacitación inmediata por el trauma balístico - El efecto derrumbamiento".



derecha: 1) 264 Win Mag Swift Scirocco. 2) 7mm Rem Mag Swift A Frame. 3) 300 Win Mag Speer Mag Tip. 4) 30-06 Nosler E-Tip. 5) 35 Whelen Nosler Ballistic Tip

A continuación se expone un resumido listado de algunos calibres de armas de puño y su respectiva DS:

The Sectional Density of Handgun Bullets - Condensed List

Compiled by Chuck Hawks (http://www.chuckhawks.com/sd_handgun.htm)

.22 caliber S, L, LR; .22 Jet (.222")
40 grain, SD .116

.22 caliber WMR; .221 Fireball (.224")
45 grain, SD .128

.25 Caliber (.251")
50 grain, SD .113

.30 caliber / 7.62mm (.308")
100 grain, SD .151

.32 caliber (.311-.312")
60 grain, SD .088
100 grain, SD .147

.380 / 9mm caliber (.355")
90 grain, SD .102
115 grain, SD .130
124 grain, SD .141
147 grain, SD .167

.38 caliber (.357")
110 grain, SD .123
125 grain, SD .140
158 grain, SD .177
9 mm Makarov caliber (.365")
95 grain, SD .102

.40 / 10mm caliber (.400")
155 grain, SD .138
180 grain, SD .161

.41 caliber (.410")
210 grain, SD .178

.44 caliber (.429-.430")
200 grain, SD .155
240 grain, SD .185

.45 caliber (.451-.452")
200 grain, SD .140
230 grain, SD .162
250 grain, SD .175

.475 caliber (.475")
325 grain, SD .206

.50 caliber (.500")
325 grain, SD .186

La densidad seccional es un valor que los fabricantes de municiones habitualmente publican en sus manuales de municiones o de recarga, ya que los diferentes modelos de balas o puntas con un mismo calibre y peso poseen la misma DS, ahorrándole de este modo al cazador el trabajo de hacer los cálculos pertinentes.

Coeficiente balístico- CB- (Ballistic coefficient- BC-)

Según Oscar Albino, "El CB es conceptualmente la medida relativa de la capacidad de un proyectil para vencer la resistencia del aire como comparación con otro, del mismo calibre, de características estándar y tomado como patrón".

"Dicho con otras palabras se lo puede expresar como un número resultante de dividir la retardación que sufre el proyectil patrón por la retardación real del proyectil en estudio".

Para Oscar Albino el CB es la densidad de sección dividida por el factor forma



Se puede considerar al CB, según otros autores, básicamente como la comprobación de cuánto de aerodinámica es la forma de la bala, y en consecuencia de la capacidad del proyectil para abrirse paso a través de las capas de aire. Se puede representar por la siguiente fórmula:

Mientras más alto sea el resultado del CB mayor será la capacidad o eficiencia del proyectil para viajar a través del aire, el cual le ofrece al vuelo de éste una resistencia y retardación permanente.

En balística exterior la retardación del proyectil es conocida con el término Drag, que en general depende del tamaño, lisura de su superficie y de la forma de su cuerpo. Este coeficiente disminuye mientras más aerodinámico sea la forma del proyectil y más lisa su superficie, lo que disminuiría la formación de turbulencias por la ausencia de irregularidades en la superficie del cuerpo del misil. Se puede ver un ejemplo en la FOTO 5.





FOTO 5: Proyectil "Spitzer", boat tail, calibre .308 Winchester viajando aproximadamente a 2800 pies/seg. (850 m/seg.). Se observan un frente de onda que son las capas de ondas sonoras "amontonadas" delante de la punta del misil, que al superar la barrera del sonido forman un ángulo agudo con forma de cono llamado Cono de Mach, en cuyo vértice está la nariz del proyectil. Esta onda sería, según O. Albino, la onda sónica, por delante de la cual se formaría otra onda llamada onda de choque Más atrás, se observa que de la acanaladura que forma la zona del "crimp" se origina una onda secundaria por la irregularidad que dicho "crimp" deja en la  superficie del proyectil. Detrás de la base se puede ver una zona de turbulencia, que tendría origen en el vacío que deja el pasaje del misil y el aire, que lo rodea, tratando de entrar para llenarlo.

Sobre el coeficiente de forma influye de manera muy importante la forma de la punta u ojiva del proyectil.

Los proyectiles de punta aguzada tienen un CB mayor que las puntas chatas o redondeadas, lo cual permite, con una velocidad adecuada, tener para una misma distancia del blanco una trayectoria más chata, más rasante o más horizontal, con respecto a la línea de mira del arma.

Si tenemos dos balas del mismo calibre, peso y velocidad, pero una de ella tiene una punta roma y la otra una punta más aguda, el CB de esta última será mayor que el de la primera. Por lo tanto, cuando se dispara con arma larga a grandes distancias, el proyectil más aerodinámico no sólo tendrá una trayectoria más chata o aplanada, sino que también tendrá una mayor velocidad remanente y por lo tanto una mayor velocidad y energía al impactar al animal tomado como blanco.

No solamente actúan dañinamente sobre el proyectil la resistencia y densidad de las diversas capas de aire que va atravesando en su vuelo, sino que también su trayectoria está influenciada por otros parámetros como ser: la velocidad, la atracción de la gravedad, la presión atmosférica, la humedad relativa ambiente, la temperatura ambiente y la velocidad del viento.

Los proyectiles de las armas de puño, cuando se disparan a corta distancia, prácticamente no están influenciadas por factores tales como el viento, humedad, temperatura u otros agentes meteorológicos. Aquí, como dice Oscar Albino en su libro: "Ud. sólo preocúpese en apuntar bien".

Aquí juega un papel muy importante la velocidad del viento, ya que según su intensidad podrá originar una mayor o menor desviación lateral o deriva del proyectil, lo que se conoce en inglés como "wind drift".


Cartucho .22 Long Rifle. Punta redonda (RN). Menor CB comparado con el anterior

Según Oscar Albino, la retardación del misil aumenta con las variaciones de la densidad del aire, pero, dice, en realidad en las armas menores y a nivel del mar, tiene poca influencia sobre él, y también depende de su velocidad. A mayor CB menor será la retardación.

Como ya vimos, el CB varía con la forma de la bala y de su velocidad de vuelo, mientras que en la DS estos factores no tienen relevancia.

Con el objeto de disminuir la resistencia del aire al avance del proyectil, se fabrican balas con ojivas puntiagudas. Como ejemplo tenemos a las balas llamadas "Spitzer" y a las tronco cónicas de punta aguzada denominadas "Spire point", en inglés. El origen de la palabra "spitzer", dicen, provendría del vocablo alemán "Spitzgeschoss", que significaría bala puntiaguda.

A fin de evitar la formación de turbulencia o vórtices en la base del proyectil, lo cual influye negativamente sobre la velocidad (aumenta la retardación) y precisión del mismo, se fabrican desde hace bastante tiempo balas que tienen a nivel de la base una reducción de su diámetro o chanfle, lo que confiere a éstas, en un corte sagital, un aspecto parecido a un bote, visto desde arriba. Son las conocidas como balas en cola de bote o "boat tail" (BT), en inglés.

Según Oscar Albino, este tipo de base chanfleada soluciona, al menos parcialmente, la formación de turbulencias o vórtices cuando la velocidad del proyectil está por debajo de 470 m/seg. (Mach 1.2).












encyclopedia)

De acuerdo a Alejandro volpe y aldo mariangel, los proyectiles Spitzer, de punta aguda, pueden tener la base plana, cóncava o tronco cónico. Con la base con esta última forma, que como vimos se denominan "boat tail" o en cola de bote, el proyectil logra mejor alcance que otro de igual peso y calibre, ya que disminuyen los "remolinos de cola" (que sería la turbulencia del aire a ese nivel), venciendo mejor la resistencia del aire. En la lista que sigue se pueden observar las diferencias del CB entre 3 tipos de balas de calibre 6mm Remington o .243 Winchester, con 100 grains de peso y una velocidad de boca de 3100 pies por segundo. (Según manual Hornady):

.243" 100 grain Round Nose (BC .216)

.243" 100 grain Spire Point (BC .357)

.243" 100 grain Spire Point BT (BC .400)

Obsérvese la gran diferencia en el CB existente entre la bala de punta redonda o Round Nose (.216), la punta aguda de base plana (.357) y la Spire point, cola de bote o BT (.400). En la práctica, la trayectoria de los 3 tipos de balas también es muy diferente, debiendo el tirador elegir la que mejor se adapta a sus objetivos.


En los tiros a grandes distancias se prefieren usar balas Spitzer boat tail (BT), de punta blanda deformable o sólida, según el blanco a batir.

Cartuchos con este tipo de punta o bala son los más usados por tiradores especiales, militares o policiales, contra blancos humanos. Son los llamados francotiradores o "Snipers", en inglés, cuyos objetivos son táctico-estratégicos, (si, así es, aunque nos cueste comprender y justificar el hecho) utilizando fusiles específicos con miras especiales, que muchas veces están provistos de supresores sónicos (silenciadores) o reductores de sonido, como también se los conoce.

Los resultados y efectos que logran estos tiradores especiales sobre personas son datos que como Médico legista me interesarían conocer, pero que son muy difíciles de obtener ya que son considerados información confidencial o secreta, por numerosas razones. Actualmente se están utilizando para estos fines "Snipers" anti-persona y "Snipers" anti-material manejando calibres muy grandes, como son el .338 Lapua, .408 Chey Tac, o el .50 Browning o BMG, con una gran DS y una adecuada relación con su DS. La balística terminal con estas armas y calibres deben ser de consecuencias devastadoras, ya que permiten disparos certeros a distancias tan grandes como ser 2.000 metros o mayor aún.

Está confirmado que un "Sniper" militar canadiense, en el mes de marzo del año 2002, derribó mortalmente a un combatiente enemigo a la distancia de 2.430 metros. Empleó para ello un fusil Mc Millan TAC-50, calibre .50 BMG (12,7 x 99 mm NATO).



Creo pertinente mencionar que en USA, algunos cazadores utilizan cartuchos con balas (o puntas) generalmente de pequeño calibre, confeccionados artesanalmente y en pequeñas cantidades que lo obtienen de la modificación de la vaina de un cartucho comercial, al cual tratan de mejorar en algunos aspectos. Se los conoce con el nombre de "wildcat cartridge" (wildcat: gato montés, en inglés), y son muy usados en la caza de pequeños animales.

Para ellos se fabrican armas especiales y excelente calidad, y por su elevada velocidad y gran energía cinética, ya que poseen un alto CB y baja DS, se pueden hacer disparos con gran precisión a larga distancia. Por sus destacadas características balísticas a veces son usados con fines militares o policiales, y si se hacen populares pueden ser fabricados por una empresa comercial de municiones, pero pierden la calificación de "wildcat" para transformarse en "factory".


 cartucho .243 Winchester "Factory". (Tomado de: Wikipedia, the free encyclopedia)
La DS y el CB son dos elementos importantes para tener en consideración cuando se habla de la efectividad de un proyectil, con un calibre en particular y velocidad determinada. Pero la efectividad real, aquella que 
gracias por visitar mi web. sugerila a entendidos ... facebook .,  Instructor Itb
No te olvides de darle link up a la mano si te gusta. . Graciasssssss