WWW.INSTRUCTOR-ITB.ES.TL
TODO LO QUE BUSCAS Y/O PREGUNTAS---EN FACEBOOK.- Instructor Itb

funcionamiento de la pistolas

Principales componentes de una pistola

Una pistola es un arma de fuego.






Una pistola es un arma de fuego.
Según el diccionario, es un arma corta y un arma semiautomática. El sistema de fuego de la pistola se basa en los principios que siguen. El cargador, que suele llevar entre seis y veinte cartuchos, se mete en la pistola y, por la energía de retroceso del disparo de un cartucho, el casquillo vacío es expulsado automáticamente y un nuevo cartucho entra en la recámara del arma. La ley es bastante clara sobre lo que es un arma de fuego: es un objeto diseñado para disparar proyectiles por medio de un cañón y su funcionamiento se basa en provocar una explosión química (armas de fuego) o una reacción física (pistolas de aire comprimido).

Las pistolas pueden dividirse en dos clases: de simple acción y de doble acción. La simple acción significa que hay que amartillar el percutor antes de cada disparo. Esto se hace casi siempre montando la pistola, tirando hacia atrás de la corredera para introducir el cartucho en la recámara del cañón. En este ciclo, el martillo percutor se monta automáticamente.

La doble acción significa que el martillo percutor se monta de una forma mecánica en la primera fase, por el solo hecho de apretar el gatillo. En la segunda fase del recorrido del gatillo el martillo percutor se vuelve a liberar, golpea hacia delante y dispara el cartucho.


El conjunto de la corredera de una pistola

Una pistola consta de varios componentes, que se dividen en los siguientes grupos principales: el grupo o conjunto de la corredera. El cañón, con su recámara interior, el muelle o muelles de retroceso o recuperación y el pasador-guía del muelle de recuperación el conjunto de la armadura, llamado también la empuñadura, el conjunto del cargador, el conjunto de la corredera, la corredera sirve de cierre y también para recargar automáticamente el arma. En general, los componentes de una corredera son: La corredera propiamente dicha, que suele ir combinada con el bloque de cierre de la recámara. La aguja percutora, con el muelle de la aguja percutora. El extractor y su muelle, para extraer el casquillo vacío de la recámara después del disparo. A veces, el expulsor, para lanzar a un lado el casquillo disparado a través de la ventana de expulsión, mientras se recarga el arma. En algunos modelos, el expulsor puede ir fijado a la armadura. Algunas veces, la aguja percutora, en combinación con el extractor, actúa al mismo tiempo como expulsor (por ejemplo, con la antigua pistola de la policía holandesa, la FN modelo 1910/22). La Colt 1911 y los modelos derivados de ella tienen un expulsor que va integrado en el conjunto de la armadura.


Extractor, visto desde arriba, sujetando un cartucho a la altura de la ventanilla de expulsión

A veces, el fiador del seguro, con el mecanismo del seguro. En algunos modelos el fiador del seguro va en la corredera, pero en otros tipos de pistola está en la armadura del arma. Las miras van fijas sobre la corredera: la mira posterior o alza, en la parte de atrás, y la en un punto cercano a la boca del cañón.

El cañón con la recámara para el cartucho.
El cañón consta de un tubo redondo (normalmente), en cuya parte interior se han practicado unas estrías o rayado (las llamadas estrías y partes lisas). Su misión es dar a la bala, después de ser disparada, un movimiento de rotación alrededor de su eje durante su recorrido por el cañón. La medida o la velocidad de esta rotación dependen de la longitud y del grosor de las estrías helicoidales. A esta rotación se la llama también radio de torsión. Por ejemplo, una torsión de 250 mm quiere decir que las rayas hacen una rotación completa (360 grados) en una longitud de 250 mm de cañón. Este es el motivo por el que el grueso de la bala es ligeramente mayor que el diámetro interior del cañón entre las estrías: así, al salir, la bala toma el rayado del cañón. Esta rotación es necesaria para dar más estabilidad a la bala en su trayectoria por el aire.


Expulsor: véase la barra puntiaguda que hay a la izquierda, encima de la corredera

Si no fuera así, la bala empezaría a dar tumbos y vueltas, lo que produciría grandes desviaciones en su trayectoria. La recámara está al principio del cañón y es el lugar donde entra el cartucho que se va a disparar. Esta parte es más gruesa que el cañón propiamente dicho. Tiene que ser así, porque la ignición del cartucho produce una presión de los gases y una temperatura muy altas. En términos generales, la presión va descendiendo a medida que la bala es empujada a lo largo del cañón. Si el grosor de las paredes de la recámara fuera insuficiente, ésta podría estallar y herir al tirador con sus fragmentos. Por ejemplo de un cartucho de calibre .45 ACP produce en la recámara una presión de los gases de unos 1400 bares. Y un cartucho de 9 mm Parabellum da una presión máxima de 2700 bares.

El conjunto de la armadura.
El conjunto de la armadura de una pistola es la empuñadura, junto con todas las piezas que pertenecen a ella. Estas piezas pueden ser las siguientes: El fiador de la corredera: después del último disparo, cuando el cargador se ha vaciado la corredera se bloquea en su posición más retrasada. Así, el tirador ve que su pistola está vacía.


La corredera, el cañón con el bloque de la recámara y el muelle de retroceso con su guía

Esto es conveniente, porque así el tirador puede meter un cargador nuevo lleno en la pistola y bajar el fiador de la corredera. Ésta sale hacia delante, introduciendo al mismo tiempo un cartucho nuevo en la recámara. Así el tirador puede reanudar el tiro inmediatamente.

El fiador del cargador: para poder sacar el cargador de la pistola.
El fiador del seguro: para bloquear el mecanismo de disparo por medio de la nuez del disparador y/o el percutor y/o la palanca del gatillo, según el sistema utilizado.
El gatillo, con el muelle del gatillo.
La palanca del gatillo: es la conexión entre el gatillo y el percutor y/o el muelle del percutor.
La nuez del disparador: esta pieza es la que regula el lanzamiento de la aguja percutora o la desconecta o libera el percutor, para que pueda ir hacia delante para golpear la aguja percutora.

El martillo, con el percutor y el muelle principal.
No se utiliza en todas las pistolas, porque algunos modelos no tienen percutor: la aguja percutora es lanzada directamente hacia delante cuando la palanca del gatillo suelta la nuez; entonces, la aguja percutora queda libre y golpea hacia delante bajo la presión de su muelle.

A veces, el seguro de cargador.
Si la pistola no tiene el cargador metido, la nuez del disparador y/o la palanca del gatillo quedan bloqueados o desconectados.


Armadura de una pistola

El conjunto del cargador.
En una pistola, el cargador es muy importante. Todo depende de que los cartuchos alimenten adecuadamente el arma. Un muelle de cargador mal montado puede hacer que la pistola se encasquille. Un cargador consta de: El cargador propiamente dicho, donde se alojan los cartuchos. La placa que empuja hacia arriba los cartuchos dentro del cargador, con un ángulo determinado. En la mayor parte de los casos, esta placa funciona después del último disparo, como activadora del fiador de la corredera.

El muelle del cargador.
A veces, la placa de culata. Los cargadores estándar pueden contener de cinco a veinticinco cartuchos, según la clase, modelo, marca y calibre de la pistola.

Sistemas de seguridad en práctica.
En aras de la claridad, es importante definir el concepto de un sistema de seguridad. Éste es, normalmente, un sistema movido a mano que, cuando está funcionando, evita que un arma se dispare, bien accidentalmente o bien apretando el gatillo. Sin embargo, también hay varios sistemas de seguridad automáticos que pueden «quitarse» mecánicamente al apretar el gatillo como, por ejemplo, un mecanismo automático de seguridad de la aguja percutora.


El fiador de la corredera va montado en la misma, encima del gatillo

El fiador del seguro.
Un seguro se hace funcionar manualmente. Dependiendo del tipo y modelo de la pistola, bloquea el percutor y/o la nuez del disparador y/o el gatillo y/o la palanca del gatillo y también, a veces, el movimiento de la corredera. A veces se utilizan varias combinaciones de ellos.

EL seguro de «desmontado».
Es éste un mecanismo que, la mayoría de las veces, se emplea en las pistolas de doble acción. Hace que sea posible «desmontar» la pistola que se ha montado previamente con seguridad. Probablemente habrá que explicar esto un poco más. Si, por ejemplo, se monta una pistola de doble acción (lo que quiere decir que se ha llevado un cartucho desde el cargador a la recámara tirando hacia atrás de la corredera y soltándola), el martillo percutor se queda montado. Si se apretase el gatillo, el martillo bajaría y se produciría el disparo. El uso de una palanca de desmontado permite bajar el martillo, dejándolo sin montar, con lo que no se puede disparar. Esto se consigue casi siempre por medio de un seguro de aguja percutora, mediante el cual, al usar la palanca de desmontado, la aguja percutora se empuja para ponerla fuera del alcance del martillo.


El fiador del cargador

El seguro de empuñadura.
Algunos modelos de pistolas, que suelen ser bastante antiguos, están provistos de un seguro de empuñadura. Éste es una pieza de la empuñadura movida por un muelle, que tiene que ser presionado hacia dentro cuando se empuña firmemente el arma. Si no se aprieta este seguro con la fuerza suficiente, la pistola no dispara. La mayor parte de las veces este seguro de empuñadura forma parte de la contera de la culata. Su acción consiste en bloquear la nuez y/o el martillo. Algunas pistolas para el ejército norteamericano han estado equipadas con este sistema, para evitar un disparo accidental. Se ha incorporado un seguro de empuñadura a las pistolas Colt modelo 1911, 1911-A1 y Government y a otras muchas marcas y modelos derivadas de esas pistolas.

El seguro de cargador.
Hay muchas pistolas de gran calibre que vienen equipadas con un seguro de cargador, especialmente aquellos modelos que no tienen martillo o que tienen un martillo interior. El sistema se basa en el principio de que, antes de poder descargar o limpiar la pistola, hay que sacar el cargador del arma. Al hacerlo, se activa el mecanismo de seguridad.


Vista superior de la armadura de una pistola de doble acción. Puede verse la parte de arriba del gatillo; la palanca del gatillo, que va desde éste hasta la leva, se puede ver parcialmente. Esta palanca va por debajo del fiador de la corredera

En casi todos los sistemas se bloquea la nuez del disparador, con lo que no se puede disparar apretando el gatillo. En otros modelos se desconecta la palanca del gatillo (la conexión entre el gatillo y el martillo).

El primer tiempo del montado.
Algunas veces se usa este sistema en las armas que tienen un martillo exterior. El martillo se monta en dos tiempos. Si se tira de él suavemente hacia atrás a mano, la nuez del disparador se encaja a medio camino en una muesca de seguridad que hay en el pie del martillo. En esta posición, el martillo no se puede liberar apretando el gatillo. Para poder hacerlo, hay que hacer el segundo tiempo, montando completamente el martillo en la posición de fuego.

El seguro de corredera.
Casi todas las pistolas tienen un seguro de corredera. Este sistema impide que se dispare un cartucho si la corredera no está perfectamente en su sitio, por ejemplo, por suciedad o porque el cartucho no ha entrado bien en la recámara o por cualquier otra causa. En casi todas las pistolas el sistema funciona de la forma siguiente. Hay un saliente o leva en la palanca del gatillo, que tiene que encajar en un hueco que hay en la parte inferior interna de la corredera. Si no lo hace, lo que quiere decir que la corredera no está completamente cerrada, se bloquea la función de la palanca del gatillo y no puede llegar a la nuez o al martillo. Lo que significa que la pistola no puede dispararse.


Piezas del conjunto del cargador

El indicador de cargada.
Este sistema se ha empleado en muchas pistolas. Sirve para advertir que hay un cartucho en la recámara. Esto puede verse, por ejemplo, por medio de una chaveta que sobresale de la parte superior o de la parte de atrás de la corredera. El sistema que más se utiliza es aquel en el que el propio extractor sirve como indicador. Si hay un cartucho en la recámara, el extractor sobresale ligeramente; en algunas ocasiones, incluso muestra un punto rojo a uno de sus lados, como en las pistolas Beretta y Taurus.

El seguro automático de la aguja percutora.
Con este sistema se bloquea el movimiento de la aguja percutora en la dirección longitudinal. Hay varios modos de hacerlo. Uno de ellos es el sistema Walther, en el que la aguja percutora sigue en posición de reposo y no puede ser alcanzada por el martillo. Más aún: la propia aguja está protegida también por una clavija de seguridad. Al apretar el gatillo se libera la aguja que, además, es empujada hacia arriba para que el martillo pueda golpearla. Otro sistema de protección es el bloqueo longitudinal de la aguja percutora, que se quita con la palanca del gatillo o mediante una palanca de seguro conectada con la del gatillo, un instante antes de que el gatillo haya sido llevado completamente atrás.


Seguro de corredera en posición de fuego

Sistemas de cierre

Cierre de cerrojo.
El cierre de cerrojo se utiliza en las pistolas diseñadas para el tiro a larga distancia. Se podría comparar este tipo de pistolas con un fusil de cerrojo extremadamente acortado. Según el sistema usado, el cerrojo, que se maneja a mano, lleva unas orejetas de cierre en la parte de delante o en la de atrás. Al cerrar el cerrojo, esas orejetas encajan en unas muescas que hay en el receptáculo o cajón de los mecanismos de la pistola, con lo que el cerrojo y el cajón de los mecanismos forman una unidad compacta. Un buen ejemplo de este mecanismo es el de la Remington XP-100, que tiene un sistema que recuerda al cerrojo del fusil Mauser. Otro ejemplo, pero mucho más sencillo, es el de la pistola alemana Anschütz Exemplar. Se trata de un sistema de cierre muy robusto y seguro, que puede soportar presiones muy grandes y, por consiguiente, se puede usar con munición de gran calibre.


Seguro de corredera en posición de seguro

Sistema de retroceso directo.
Normalmente, este sistema es el que se suele emplear en las pistolas que tienen un calibre hasta 9 mm Parabellum o Luger. Una excepción muy conocida en la pistola de 9 mm Parabellum Heckler & Koch VP 70, que también es de retroceso directo. Como la presión de los gases de los cartuchos de pistola de hasta 9 mm Parabellum no es excepcionalmente alta, estas pistolas no necesitan un sistema de cierre especial. El hermetismo de estas armas cortas se consigue mediante el peso, o la masa, de la corredera, combinada con su muelle de retroceso, que la hace mantenerse en la posición más adelantada y más cerrada. Debido a la tensión del muelle, la corredera hace presión sobre la parte posterior de la recámara.


Palanca de “desmontado” de una pistola Walther P5

El funcionamiento de la pistola es como sigue.
Cuando se hace un disparo, se origina una presión de los gases. Ésta es la que hace separarse a la bala del casquillo, obligándola luego a tomar el rayado del cañón y a salir por la boca. La presión de ignición de los gases, el principio del movimiento de la bala y su paso por el cañón origina una contrapresión contra la parte interna del culote del cartucho. Sin embargo, éste no puede moverse porque se lo impiden la corredera o el bloque de la recámara, según los modelos. La inercia de la corredera y la tensión del muelle de retroceso están calculados de tal manera que esta acción de retroceso se retrase lo suficiente para que no empiece hasta que la bala haya salido del cañón. Después, el sistema puede abrirse con seguridad. La inercia de la corredera es tan grande que, una vez que ha empezado el movimiento hacia atrás, éste continúa hasta que tiene que detenerse al final del recorrido. De modo que el funcionamiento se produce por el orden que se indica a continuación: 

Se hace el disparo.
Bajo la presión de los gases, la corredera se mueve hacia atrás; en combinación con este movimiento, la aguja percutora, con su muelle, el martillo, con su muelle, y el muelle de retroceso son comprimidos o montados, si es éste el caso, casi simultáneamente. Durante el recorrido hacia atrás de la corredera, el extractor extrae el casquillo de la recámara y el expulsor lo hace salir de la pistola.


Seguro de aguja percutora. El pasador, de color más claro, en la parte superior izquierda de la corredera. Después de apretarlo, la palanca del gatillo empuja este pasador hacia arriba, y se libera el bloqueo de la aguja percutora

Cuando el muelle de retroceso está comprimido al máximo y al detenerse la corredera en su posición posterior, el muelle tiende a recuperarse de nuevo y empuja de nuevo a la corredera hacia delante. En su movimiento hacia adelante, la corredera toma un cartucho nuevo del cargador y lo introduce en la recámara. El muelle de retroceso está colocado algunas veces alrededor del cañón; en otros tipos, va debajo del cañón o incluso encima.

El cierre Browning.
Fue el norteamericano John Moses Browning (1855-1926) quien inventó el sistema de cierre de pistola que sigue siendo el más usado hoy en día. Este sistema se emplea, con algunas variantes, entre otras, en pistolas como la FN-High Power, en la Colt Government, modelos 1911, 1911-A1 y los derivados de ellas, en la SIG P210 y en la más reciente Walther P88. Comparado con otros sistemas que se irán viendo, lo más sorprendente es su sencillez. Al mismo tiempo, tiene grandes ventajas. El sistema resiste bien la suciedad; el costo de fabricación no es demasiado grande y su fiabilidad está suficientemente probada hasta hoy. En términos generales, el sistema Browning puede subdividirse en tres variantes: El sistema Browning-Colt, el sistema Browning-FN y el sistema Browning-Petter.


Retroceso directo. Debido al peso muerto del bloque de la corredera y del muelle de retroceso que va en su interior, la pistola funciona de manera semiautomática

El sistema Browning-Colt.
El sistema Browning-Colt funciona con uno o dos puntos de giro debajo del cañón; éste tiene dos o tres orejetas o levas que, cuando la pistola está bien cerrada, encajan en las muescas correspondientes que hay en la parte interior de la corredera. Después del disparo, la corredera y el cañón retroceden juntos unos milímetros bajo la presión de los gases. Después de este movimiento combinado, el cañón, por medio del punto de giro, cae hacia abajo. Las orejetas o resaltes del cañón salen de las muescas de la corredera. De esta manera, la corredera y el cañón se desenganchan; la corredera sigue sola su camino hacia atrás, mientras que el cañón se detiene.

El sistema Browning-FN.
El sistema Browning-FN funciona con un vástago fijo en la parte de abajo del cañón, en vez de con una charnela o punto de giro. El cañón tiene dos orejetas o resaltes en la parte de arriba, que encajan en las correspondientes muescas de la parte interior de la corredera. Después del disparo y bajo la presión de los gases, la corredera y el cañón se mueven conjuntamente unos milímetros. Después de esto, el vástago del cañón es detenido por una leva que hay en la armadura de la pistola. A causa de la forma especial del vástago, el cañón se ve obligado a bajar, con lo que sus resaltes se salen de las muescas de la corredera. El cañón se detiene, mientras que la corredera sigue haciendo todo el recorrido hasta su posición.


El sistema Browning-FN

El sistema Browning-Petter.
El sistema Browning-Petter/Sig funciona en forma muy parecida al sistema Browning-FN, pero con la diferencia de que no hay resaltes ni orejetas en la parte de arriba del cañón. Rodeando a la recámara, hay un bloque macizo que ha sido moldeado de una forma especial. Este bloque actúa como un cierre completo, porque encaja perfectamente dentro de la ventana de expulsión de la corredera. Así es como se cierran la corredera y el cañón, actuando momentáneamente como una sola pieza.

El cierre Walther de bloque.
Este tipo de cierre se emplea en las pistolas Walther P38/P1, P38-K, P4 y en la P5 de la policía holandesa. Se puede encontrar también este sistema en las pistolas Beretta de los modelos 92 y en las pistolas Taurus PT92 y PT99. El cierre de bloque funciona como sigue. Debajo del cañón, hay un pequeño bloque móvil de acero, que sirve de conexión entre el cañón y la corredera. Cuando se efectúa un disparo, el cañón y la corredera se deslizan juntos hacia atrás a lo largo de unos 8 mm.


Puede verse el mazizo bloque de la recámara que encaja dentro de la ventanilla de expulsión de la corredera. Debajo hay un cañón con el sistema del bloque de cierre

Después, el pasador de funcionamiento del bloque que hay debajo del cañón tropieza con una leva que hay en la armadura. Debido a esto, el pasador es empujado hacia abajo, haciendo fuerza a su vez sobre la parte de arriba del bloque. Este pasador, que tiene forma de cuña, hace pivotar el bloque hacia abajo, con lo que la corredera y el cañón dejan de estar unidos. La corredera sigue su recorrido hacia atrás, expulsa el casquillo vacío e introduce en la recámara un nuevo cartucho. En vez de haber un muelle de recuperación alrededor del cañón o por debajo de él, van montados dos muelles a ambos lados de la armadura, que son los que hacen que la corredera vuelva a su posición de cierre.

Cierre de palanca articulada.
Uno de los primeros tipos de cierre para una pistola semiautomática que emplease una munición potente fue el de rótula o palanca articulada. Se empleó por primera vez en la pistola Borchard y, más tarde y con un sistema mejorado, en la famosa pistola Luger P08. Este sistema es muy bonito desde un punto de vista técnico, pero no llegó a ser nunca un procedimiento estándar, como ha ocurrido con el de la Browning. La realidad es que tenía algunos inconvenientes importantes. En primer lugar, era bastante complicado y requería mucha especialización para fabricarlo.



El sistema Browning-Colt

Para que el arma tuviera un funcionamiento bueno y fiable, las tolerancias entre las diversas piezas tenían que ser muy pequeñas. Esto se traducía en un elevado coste de fabricación. En segundo lugar, la pistola se fabricó principalmente para el ejército; en la guerra de trincheras de 1914-18, la pistola resultó ser muy sensible a la tierra y a la suciedad y también a las variaciones en la munición. El hecho de que la P08 siga siendo hoy un arma enormemente popular, probablemente haya que atribuirlo a la nostalgia. También contribuyen a ello su excelente manufactura y su aspecto característico.

La rótula funciona mediante una palanca que tiene dos partes y tres puntos de rotación. En la posición inicial, la palanca está en posición horizontal: el arma está cargada y lista para disparar. En la segunda posición. se efectúa el disparo. El bloque de cierre se mueve hacia atrás, después de que la bala haya salido del cañón, impulsado por la presión de los gases; al mismo tiempo, se extrae de la recámara el casquillo vacío y la palanca articulada es empujada a lo largo de una leva inclinada. En la tercera posición, la palanca está completamente levantada y el casquillo vacío ya se ha expulsado. Cuando el cierre vuelve hacia delante, toma otro cartucho del cargador.


El sistema de rótula o palanca articulada en su posición inicial, con la palanca en posición horizontal. El arma esta completamente cargada

El hermetismo del cierre se consigue principalmente porque el punto medio de rotación está ligeramente más bajo que el eje completo del sistema, por lo menos en la posición inicial. El punto de rotación sólo se eleva por encima del eje central cuando el cierre es forzado a ir hacia atrás, porque el sistema corre a lo largo de una guía inclinada, por decirlo de alguna manera. Y sólo entonces queda realmente liberado el cierre. Como ya se ha mencionado, este sistema es un prodigio de habilidad mecánica; pero, desde el punto de vista práctico, hay sistemas de cierre más sencillos y fiables.

Sistema de cierre por la presión de los gases.
En este sistema, que es el adecuado para los cartuchos más potentes, se puede hablar también de una especie de retroceso directo. En líneas generales, con este método se emplean dos sistemas. En el primero de ellos, la corredera encaja exactamente alrededor del cañón; en éste, se han practicado un cierto número de pequeños orificios, a través de los cuales los gases pueden escapar en parte. Esta presión de los gases se ejerce en el espacio que hay entre el cañón y la corredera; de esta forma y a causa de la presión en esta recámara, se retrasa el movimiento de la corredera. Un ejemplo de este sistema es la pistola Steyr GB de 9 mm Parabellum.



El sistema de rótula o palanca articulada en su segunda posición, la palanca de dos brazos es empujada hacia arriba sobre una superficie inclinada

En el segundo sistema, el muelle de recuperación, o también, algunas veces, un pistón o barra de pistón con muelle, se ha incorporado a la cámara de presión. Cuando se hace el disparo, una parte de los gases a presión se introducen en un cilindro que hay debajo. Los gases pueden escapar del cañón a través de un pequeño orificio que hay inmediatamente después de la recámara. De esta manera, la presión que se crea en este cilindro se aplica contra el pistón, con lo que se produce un efecto de tope. Así se retarda la apertura del cierre. Cuando la bala sale del cañón, éste queda abierto y el gas puede volver a salir por el mismo orificio. Sólo al caer la presión puede desbloquearse la corredera y moverse hacia atrás. Se puede encontrar un ejemplo de este sistema en algunas pistolas Heckler & Koch, como los modelos P7; P7-M8, P7-M10 y P7-M13. Los dos sistemas de cierre por la acción de los gases son ingeniosos, con un único inconveniente: sólo se pueden emplear balas con camisa, porque las de plomo obturan el pequeño orificio interior del cañón, que es imprescindible.


Sistema de apertura retardada por gases

Sistema de cierre de rodillo o basculante.

Este sistema ha hecho famosa a la empresa alemana Heckler & Koch, aunque la realidad es que no lo inventó ella. Se ha aplicado con éxito en muchas pistolas Heckler & Koch de gran calibre y en pistolas ametralladoras, fusiles y carabinas de la misma marca. La primera firma que empleó este sistema fue la compañía checa CZ, en su modelo CZ-52. El funcionamiento del sistema basculante es como sigue. En las piezas que prolongan el cañón por los lados hay dos huecos semiesféricos. Y en la corredera se han fijado dos rodillos de acero, que pueden encajar en dichos huecos por medio de una especie de bastidor. Cuando la pistola está montada, los dos rodillos de acero caen en los huecos de las prolongaciones laterales del cañón. Después del disparo, la corredera es empujada hacia atrás por la presión del gas. Esta presión hace bascular dentro a los rodillos; cuando se desconectan, la corredera sigue su recorrido hacia atrás, después de lo cual tiene lugar el ciclo de extracción, expulsión y recarga, como en otras pistolas.


Las distintas fases de un sistema basculante o de rodillo. Arriba, el cañón y el bloque de cierre se mantienen unidos por la acción de los dos rodillos. En el centro ya no están unidos, y abajo pueden verse ambas piezas por separado

Este sistema tiene dos ventajas. La primera es que la acción de cierre, después del disparo, es muy estable; y la segunda es que el retroceso se retarda porque los dos rodillos tienen que bascular dentro de su bastidor. Esto es muy cómodo para la mayor parte de los tiradores, sobre todo cuando están usando munición de gran potencia. Los inconvenientes del sistema son, en primer lugar, el costo de producción, porque este tipo de cierre exige una gran precisión en la fabricación. Otra desventaja es la sensibilidad a las variaciones en la munición. Al final de los años noventa, la policía holandesa decidió adoptar el cartucho de 9 mm Parabellum Action 3 de punta hueca, cuyas balas pesan mucho menos que las tradicionales con revestimiento completo de este calibre. Como consecuencia de esto, hubo que adaptar los cierres basculantes de todos los subfusiles y carabinas semiautomáticas MP-5 de la policía.


Sistema de cierre por rotación

Sistema de cierre de recámara por rotación.
En varios tipos de pistolas semiautomáticas se ha utilizado un sistema de cierre por rotación derivado de los sistemas de los fusiles. El cierre o cerrojo de la pistola, que va ensamblado dentro de la corredera o receptáculo de los mecanismos, tiene varios resaltes u orejetas; estos pueden ir delante, en medio, atrás o en una combinación de todos ellos, dependiendo del tipo de fabricación. Estos resaltes, al cerrar la pistola, encajan en unas muescas que hay en la parte de atrás del cañón o en cualquier otro lugar de la corredera o receptáculo de los mecanismos, según el tipo de fabricación.

También, según el tipo, son la armadura o el receptáculo. A causa de la energía de retroceso del arma y/o la presión de los gases del disparo, el cierre se ve obligado a girar un cierto número de grados; los resaltes del cerrojo salen así de las muescas que hay en el receptáculo o en la parte de atrás del cañón. Con este tipo de sistema, el cañón suele ir fijo a la armadura y sólo el cerrojo y la corredera son móviles. Este sistema puede compararse con el del fusil de cerrojo, pero en este caso el funcionamiento es semiautomático, accionado por el retroceso o incluso por un pistón movido por los gases del disparo. Son buenos ejemplos de esta técnica la Colt 2000 y la Desert Eagle de la IMI (Industrias Militares de Israel).

tambien estoy en facebook:  Instructor Itb
                                          

No te olvides de darle link up a la mano si te gusta. . Graciasssssss